Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg Opinión — Por muy influyente que haya sido Twitter en nuestra sociedad, podría haber sido un negocio aún mayor si su CEO, Jack Dorsey, hubiera sabido cómo sacar provecho de los vídeos cortos, un formato que acabó convirtiendo a TikTok en una sensación de las redes sociales. El columnista senior de Bloomberg Opinion, Tim O’Brien, se unió a Kurt Wagner, que cubre Twitter Inc. para Bloomberg News, para tener una extensa discusión en Twitter Spaces (Espacios Twitter, la nueva función de la aplicación) sobre el legado de Dorsey después de su abrupta renuncia esta semana como CEO de la plataforma. En la transcripción que sigue, ligeramente editada para mayor extensión y claridad, el columnista de tecnología de Opinion, Tae Kim, dirige una conversación que incluye cómo el doble papel de Dorsey como CEO de Twitter y Square Inc. y su obsesión por las criptomonedas podrían haber influido en su decisión.

Tae Kim: ¿Qué fue lo primero que pensó cuando se enteró de que Dorsey iba a dimitir?”

PUBLICIDAD

Tim O’Brien: Sentí que esto debía haberse hecho hace tiempo. Si eres el CEO de dos empresas, no eres realmente el CEO de ninguna empresa. Siempre me he preguntado sobre el sentido de uno mismo como manager y lo serio que se puede ser con la visión y los empleados de ambas empresas si se pretende ser capaz de gestionar dos empresas de alto perfil con eficacia. Jack es famoso por haber inventado Twitter cuando descubrió que podía utilizar los mensajes de texto como columna vertebral de una sólida plataforma de comunicación y medios digitales. Pero creo que Jack nunca tuvo su visión de hacia dónde quería llevarlo y qué podía hacer para mejorar la calidad del servicio y en la vida de los usuarios de Twitter. Lo digo como usuario apasionado de Twitter. La aplicación rompe los muros entre las personas, pero en su mayor parte ha sido la provincia de los periodistas, las celebridades, los políticos y los atletas, con algunos subgrupos interesantes también. Pero aún no se ha demostrado que pueda crecer y seguir prosperando en un mundo competitivo.

Kim: ¿Por qué Dorsey se va ahora? ¿Es Square más interesante para Jack, y se relaciona con su obsesión por las criptomonedas y el bitcoin?

Kurt Wagner: Me pregunto si tal vez esa fascinación lo ha alejado finalmente, pensando que su tiempo podría ser mejor gastado trabajando en cosas como esa. (El mundo cripto) no encaja tan claramente en el futuro de Twitter como creo que lo hace con el de Square. Por lo que sé ahora, esta fue una decisión que Jack tomó. No se le echó, pero los inversores activistas estaban presionando a Twitter tan recientemente como el año pasado. Han sido un par de trimestres seguidos difíciles desde el punto de vista empresarial.

PUBLICIDAD

O’Brien: Creo que se necesitan más reportajes sobre la relación de Jack con el consejo de administración y las medidas que tomó para proteger a la empresa y su futuro de un directivo que había dividido su atención entre demasiadas cosas. Me encantaría saber más sobre cuánto de esto fue voluntario y cuánto fue que Jack fue puesto a caminar en la plancha.

Kim: ¿Cuál cree que es el legado de Dorsey?

Wagner: Cuando miras el negocio de Twitter, las cosas están tan bien ahora como siempre. La cuestión es que nunca ha sido un negocio tan bueno como creo que mucha gente esperaba, dado lo influyente que es Twitter como servicio. Esta (plataforma) era y es el servicio elegido por las personas más influyentes del mundo. Es donde el Presidente de los Estados Unidos pasó cuatro años haciendo declaraciones, y siempre hubo la sensación de que Twitter estaba rindiendo poco desde el punto de vista empresarial por eso. Si este es el lugar que tiene la influencia que tiene, ¿no debería haber un mejor negocio alrededor de eso?

PUBLICIDAD

O’Brien: Hago honor a gran parte de donde creo que residían los valores de Jack en cuanto a que Twitter intentaba ser una plataforma responsable en un mundo caótico en medio de todo el caos de la era Trump y los abusos a los que se vio sometida la plataforma, pero también los verdaderos avances en materia de comunicación que tuvo. Ha hecho muchas cosas buenas, y creo que Jack Dorsey tomó decisiones antes que Mark Zuckerberg sobre qué representaban interacciones aceptables, qué era desinformación y qué era propaganda, y dónde residían las líneas de falla alrededor de todo eso. Creo que quería que la plataforma fuera una fuerza para el bien, y desde un punto de vista periodístico, realmente lo honro.

Wagner: Vine podría ser el mayor error de producto del mandato de Jack en Twitter, en parte porque él fue súper instrumental en la adquisición de Vine y fue un gran creyente en ella. Si miras en lo que se ha convertido TikTok, y a dónde ha llegado Instagram con Reels, y piensas que Twitter estaba allí primero. Twitter tenía Vine, que era este concepto de vídeo corto con creadores, y no lo consiguieron. Decir que fue una oportunidad perdida es un eufemismo dramático. Me pregunto cómo de diferente sería el panorama de las redes sociales si hubieran mantenido Vine y hubieran encontrado una forma de hacer que funcionara.

O’Brien: Si no haces, día tras día, el duro trabajo de hacer que el negocio funcione mejor, protegiendo el sustento de tus empleados y ejecutando realmente una visión a largo plazo de forma competitiva e implacable, entonces estás acabado, creo, en casi cualquier negocio. La comparación de TikTok y Vine es realmente rica.

PUBLICIDAD

Kim: Parece que Wall Street está decepcionado porque el nuevo CEO no es un visionario externo. ¿Qué crees que puede aportar la experiencia del nuevo CEO Parag Agrawal? ¿Qué significa para la estrategia principal de Twitter?

Wagner: Parag lleva más de una década en Twitter. Lo más interesante es lo que ha hecho en el último año. Puede que estés familiarizado con Bluesky, que es esta visión de una red social descentralizada que tiene Jack Dorsey. Parag era el que lideraba internamente eso hasta que encontraron a alguien que lo dirigiera, porque ya no es parte de Twitter, es un proyecto externo, pero eso fue algo que Parag hizo.

Dirige la unidad de criptodivisas y blockchain que Twitter acaba de poner en marcha. Tiene muchos conocimientos técnicos y (experiencia en) el tipo de cosas en las que Jack Dorsey está súper interesado. Me parece interesante que esta sea la dirección que tomaron en lugar de (elegir) una persona de productos de consumo. El hecho de que Parag esté en este papel ahora y Jack hable de blockchain y criptodivisas tan a menudo me hace preguntarme si va a haber un impulso más dramático hacia (las criptos) en un futuro próximo.

PUBLICIDAD

Kim: ¿Crees que esto tiene alguna implicación para las regulaciones de los medios sociales o la política? Pensaba que uno de los beneficios para Jack era que, al renunciar, ya no tiene que testificar ante el Congreso, algo que ha hecho muchas veces en los últimos años.

O’Brien: No creo que los problemas que Jack tuvo que sortear en torno a la libertad de expresión y el uso responsable vayan a desaparecer. Van a seguir existiendo en la empresa. En la medida en que Jack tenía una espina dorsal fuerte y un buen código moral para tratar de controlar la desinformación y la desinformación en Twitter, eso podría estar en el aire. Eso parece un posible cambio. Pero tendremos que esperar y ver. Por lo demás, no creo que haya grandes problemas de regulación por su marcha.

Kim: ¿Alguna reflexión final?

PUBLICIDAD

Wagner: A muy pocas personas con las que he hablado les desagrada Jack. Piensan que su corazón está en el lugar correcto, que tiene la moral adecuada, que es alguien para quien la gente quiere trabajar. El reto es: ¿Es un gran CEO para una empresa que cotiza en bolsa? No creo que la respuesta haya sido siempre afirmativa. Así que ahí es donde su legado es difícil porque ¿cómo se mide Jack y cómo se miden sus éxitos? Obviamente es un inventor increíble, ha hecho una tonelada de dinero y ha hecho cosas que muy, muy pocas personas en la historia del mundo han hecho. Pero eso no siempre se traduce necesariamente en ser un gran CEO de una empresa que tiene que reportar ganancias cada trimestre.

O’Brien: Yo todavía estaré en Twitter.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Andrea González