Tecnología

Discusiones presupuestarias arrastran a Netflix a la política lingüística española

Para sellar el apoyo de un partido nacionalista catalán a su plan de gastos, el primer ministro Pedro Sánchez aceptó su demanda de cuotas para la programación en idiomas distintos del español en plataformas de streaming.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Netflix, HBO y otras plataformas de streaming se han visto envueltas en la compleja política cultural de España, ya que la cuestión de la cantidad de contenidos que se transmiten en lenguas como el vasco se contirtió en un tema de debate en las negociaciones presupuestarias.

Para sellar el apoyo de un partido nacionalista catalán a su plan de gastos, el primer ministro Pedro Sánchez aceptó su demanda de cuotas para la programación en idiomas distintos del español en plataformas de streaming.

Según el acuerdo con Esquerra Republicana, el 6% de todo el contenido de dichas plataformas deberá estar en uno de los tres idiomas: euskera, catalán o gallego. Las cuotas son parte de un sistema más amplio que requiere una cantidad mínima de su programación en España para ser producida en Europa.

Aproximadamente uno de cada cinco de los 47 millones de habitantes de España habla una de las denominadas lenguas cooficiales en su casa y es totalmente bilingüe, según datos del gobierno central y regional. El catalán es el más utilizado: lo hablan unos 6,8 millones de personas. Un millón de personas hablan euskera y 1,3 millones hablan gallego.

Ver más: Netflix publicará listas semanales de sus programas más vistos