Europa

UE aumentará monitoreo de fugas de metano para combatir gas de efecto invernadero

El bloque exigirá a los operadores de petróleo y gas a detectar, reparar las fugas y realizar inspecciones cada tres o seis meses.

Bombeando petróleo
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La Unión Europea intensificará sus esfuerzos para frenar las emisiones de metano dentro del bloque y abordar las fugas de gas asociadas con las importaciones, según un borrador del documento al que Bloomberg tuvo acceso.

La Comisión exigiría a los operadores de petróleo y gas de la UE presentar una estimación de las emisiones de metano de sus instalaciones dentro del primer año después de que entre en vigor la regulación, seguida de mediciones directas de esas fuentes dentro de otros 12 meses, según el borrador del documento de regulación que debe presentarse a más tardar el 14 de diciembre, aunque esto podría estar sujeto a cambios. Las fugas deberían repararse rápidamente y realizar inspecciones a intervalos de tres o seis meses.

Si bien no se impondrán controles a las emisiones de metano que se originen fuera del bloque, la UE propondrá medidas para “incentivar” a otros países a reducir las emisiones. La UE también establecería una base de datos de transparencia de metano con el detalle de las regulaciones que tienen los exportadores a la UE, así como una “herramienta de monitoreo de superemisores” que usará imágenes satelitales para rastrear fugas del gas a gran escala. La Comisión podría luego establecer diálogos bilaterales con países para abordar los problemas.

Los planes de la UE marcan el más reciente paso para tratar de reducir las emisiones metano, uno de los gases de efecto invernadero más potentes del mundo: tiene un potencial de calentamiento 80 veces mayor al del dióxido de carbono y en un corto período de tiempo. A principios de este mes, más de 100 países firmaron el Compromiso Global de Metano en la cumbre climática COP26, un compromiso para reducir las emisiones en un 30% para 2030.

Ver más: Cómo el acuerdo de China con EE. UU. ayudó a evitar el colapso de la COP26

No obstante, la falta de restricciones propuestas a las emisiones de metano desde fuera del bloque podría decepcionar a los grupos ambientalistas que estaban presionando para que la UE (el mayor importador mundial de combustibles fósiles) tome medidas más firmes. La región en sí sola representa alrededor del 5% de las emisiones globales de metano, y recibe la mayor parte de su suministro de energía de países como Rusia.

El metano es el principal componente del gas natural, cuyos precios se han elevado a máximos históricos en los últimos meses ante el aumento de la demanda a medida que las economías de los países se recuperan de la pandemia mundial.