Tecnología

Samsung elige a Texas para construir una planta de chips avanzados

La empresa más grande de Corea del Sur planea invertir US$17.000 millones y crear 1.800 puestos de trabajo en los primeros 10 años.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Samsung Electronics Co. ha decidido construir una planta de chips avanzados en Estados Unidos en Texas, lo que representa una victoria para la administración de Biden a medida que prioriza la seguridad de las cadenas de suministro y una mayor capacidad de semiconductores en suelo estadounidense.

La empresa más grande de Corea del Sur se ha decidido por la ciudad de Taylor, aproximadamente a 48 kilómetros (30 millas) de su gigantesco centro de fabricación en Austin, dijo una persona familiarizada con el asunto. Funcionarios de Samsung y Texas anunciarán la decisión el martes por la tarde, según personas familiarizadas con el asunto, que solicitarán no ser identificadas porque la noticia no se ha hecho pública. Un representante de Samsung dijo que no había tomado una decisión final y declinó hacer más comentarios.

Samsung espera ganar más clientes estadounidenses y reducir la brecha con Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. Su decisión, que se tomó meses después de que el líder de facto Jay Y. Lee fuera liberado de prisión en libertad condicional, sigue los planes de TSMC e Intel Corp. de gastar miles de millones en instalaciones de vanguardia a nivel mundial. El triunvirato de la industria está compitiendo para satisfacer un aumento de la demanda posterior a la pandemia que ha llevado la capacidad mundial al máximo, al tiempo que anticipa que cada vez más dispositivos conectados, desde automóviles hasta hogares, necesitarán chips en el futuro.

La nueva planta aumentará la ya considerable presencia de Samsung en Austin, donde ha invertido hasta la fecha unos US$17.000 millones en un amplio complejo que alberga a más de 3.000 empleados y fabrica algunos de los chips más sofisticados del país. Samsung tiene previsto invertir otros US$17.000 millones y crear unos 1.800 puestos de trabajo durante los primeros 10 años, según los documentos presentados a los funcionarios de Taylor.

El diario coreano Yonhap y el Wall Street Journal habían informado anteriormente sobre la selección de Taylor.

El gigante asiático está aprovechando un esfuerzo del gobierno de EE.UU. para contrarrestar la creciente destreza económica de China y atraer a casa parte de la manufactura avanzada que en las últimas décadas ha gravitado hacia Asia. Esa ambición se cristalizó después de que una escasez global de chips afectara a las industrias tecnológica y automotriz, les costara a las empresas miles de millones en pérdidas de ingresos y obligara a las plantas a suspender a los trabajadores, exponiendo la vulnerabilidad de EE.UU. a las cadenas de suministro diversificadas. En junio, el presidente Joe Biden hizo un gran esfuerzo para asegurar las cadenas de suministro críticas, incluida una propuesta de US$52.000 millones para impulsar la fabricación nacional de chips.

Su administración ha expresado en repetidas ocasiones la necesidad de aumentar la producción de chips en EE.UU., afirmando que es la mejor manera de competir con China y de mitigar las interrupciones de las cadenas de suministro como las producidas por el Covid-19. El mes pasado EE.UU. creó un “sistema de alerta temprana” para detectar perturbaciones en este área relacionadas con el Covid-19. Y pidió a los productores y consumidores de semiconductores que completaran una encuesta sobre inventarios, demanda y sistemas de entrega para identificar posibles problemas.

Recientemente, los problemas de Intel para mejorar su tecnología y su posible dependencia futura de TSMC y Samsung para al menos una parte de su fabricación de chips han puesto de manifiesto hasta qué punto los gigantes asiáticos han tomado la delantera en los últimos años. La administración desaconsejó a Intel que siguiera adelante con sus planes de instalar una fábrica en Chengdu, China para fabricar obleas de silicio.

La Casa Blanca también ha pedido a los demócratas de la Cámara de Representantes que aprueben un proyecto de ley de US$52.000 millones conocido como Ley CHIPS, que financiaría la investigación y la fabricación de semiconductores a nivel nacional. Los funcionarios de la Administración han señalado el proyecto de ley cuando se les ha preguntado por las preocupaciones de seguridad en Taiwán, el principal productor de chips del mundo. La secretaria de Comercio, Gina Raimondo, dijo que el Congreso debería aprobar la legislación “lo antes posible” cuando se le preguntó si EE.UU. necesitaba una estrategia de defensa más clara en relación con la isla.

Ver más: EE.UU. sopesa invocar Ley de Producción de Defensa por chips

Samsung se suma a una lista cada vez mayor de empresas que se mudan o se expanden en Texas. En el último año, el fabricante de automóviles eléctricos Tesla Inc. dijo que trasladaría la sede al estado, al igual que Oracle Corp. y Hewlett Packard Enterprise Co. La medida de Samsung sería una victoria para el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, que lleva mucho tiempo promocionando las políticas fiscales favorables a las empresas del estado y se está preparando para una batalla por la reelección el próximo año.

El gobierno local hizo todo lo posible para atraer a Samsung, incluyendo la exención del 90% de los impuestos sobre la propiedad durante una década, y del 85% durante los 10 años siguientes.

La propia Samsung ha estado acelerando la actividad inversora desde que Lee fue liberado de la cárcel, donde cumplía una condena por corrupción. Dio a conocer un compromiso para impulsar la economía de Corea del Sur mediante el gasto de 240 billones de wones (US$205.000 millones) y ampliar la contratación a 40.000 personas durante los próximos tres años.

Se enfrentará cara a cara en el patio trasero de Intel con TSMC, que está en camino de comenzar la producción en su propia planta de chips de US$12.000 millones en Arizona para 2024. Samsung está tratando de alcanzar a TSMC en el llamado negocio de la fundición, que consiste en fabricar chips para las empresas de todo el mundo, una capacidad especialmente importante dada la creciente escasez de semiconductores en los últimos meses.

La fundición estadounidense prevista de Samsung adoptará el equipo de litografía ultravioleta extrema de ASML Holding NV. La empresa, que lleva años luchando contra los bajos rendimientos de los procesos de fabricación de chips avanzados, ha mejorado y acelerado la expansión de su capacidad en su país. Su objetivo es producir en masa chips de 3 nanómetros a través de la llamada tecnología Gate All Around alrededor de 2022, empleando lo que algunos consideran una tecnología revolucionaria que puede controlar con mayor precisión los flujos de corriente a través de los canales, reducir las áreas de los chips y reducir el consumo de energía. Intel, su rival, se ha comprometido a retomar su liderazgo en la industria para 2025.

Con la asistencia de Justin Sink, Debby Wu, Peter Elstrom, Tom Giles y Matthew Miller.