Economía

Lira turca acumula nuevas pérdidas y ya registra peor caída en 20 años

La racha de 11 días de pérdidas de la lira es ahora la más larga de los últimos 20 años, y sólo en noviembre la moneda ha perdido casi un tercio de su valor.

La moneda acumula 11 días de pérdidas.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La caída libre de la lira turca está batiendo todo tipo de récords mientras la renovada campaña del presidente Recep Tayyip Erdogan a favor de la bajada de los tipos de interés hunde al país aún más en un estado de crisis.

El lunes, la moneda cayó un 10% y se desplomó por encima de las 12 unidades por dólar por primera vez en la historia. La racha de 11 días de pérdidas de la lira es ahora la más larga de los últimos 20 años, y sólo en noviembre la moneda ha perdido casi un tercio de su valor.

La más reciente liqidación se produjo después de que Erdogan defendiera un nuevo impulso para reducir los costes de emitir deuda, lo que ha hecho subir los precios y ha frustrado a los inversores, que se quejan de que la política monetaria de Turquía es cada vez más irracional e impredecible. Mientras que la mayoría de los bancos centrales hablan de endurecer su política a medida que la recuperación mundial alimenta la inflación, Turquía ha recortado 4 puntos porcentuales los tipos de interés desde septiembre.

Erdogan intervino a última hora del lunes para defender las medidas, que fueron objeto de críticas casi universales por parte de los economistas (e incluso de personas con información privilegiada), diciendo que formaban parte de un cambio a largo plazo que da prioridad a las exportaciones y a la creación de empleo.

El reciente desplome de la lira ha llevado a instituciones como Societe Generale y Goldman Sachs a pronosticar subidas de tipos en la primera mitad de 2022, aunque algunos dicen que el umbral podría no alcanzarse tan rápido.

“Hay pocos indicios que sugieran en este momento que el banco central turco vaya a cambiar su enfoque en la conducción de la política monetaria”, dijo Paul Greer, un gestor de dinero con sede en Londres en Fidelity International. “Esperamos que continúe la política monetaria excesivamente laxa”.

La determinación de Erdogan de reducir los costes de emitir deuda ha llevado a Turquía a un nuevo territorio, y muchos analistas se preguntan si las consecuencias afectarán a su control del poder. La rápida depreciación de la moneda encarece el coste de los bienes para los ciudadanos de a pie, siendo la clase trabajadora (la base de Erdogan) la más perjudicada, y plantea riesgos para el sector bancario.

Los bonos turcos fueron los que más cayeron hoy entre la deuda soberana denominada en dólares de los mercados emergentes. El rendimiento de los bonos turcos en dólares de abril de 2043 saltó al 7,14%, el más alto desde finales de marzo.

Los bonos del Akbank TAS con vencimiento en junio de 2031 también subieron al 7,79%, el nivel más alto desde su venta en junio. El bono en dólares de la aerolínea de bajo coste Pegasus Hava Tasimaciligi, con vencimiento en abril de 2026, está a punto de sufrir la mayor caída registrada.

La última vez que la lira experimentó una racha de pérdidas más larga que la actual fue en 2001, cuando el país se vio inmerso en una espiral de hiperinflación y deuda que acabó impulsando al Partido AK de Erdogan al poder.

Sin duda, los bancos turcos han acumulado grandes reservas de capital, lo que debería ayudar a aislarlos de los efectos del debilitamiento de la moneda, escribió Jason Tuvey, economista senior de mercados emergentes de Capital Economics en Londres.

El desplome de la lira también ha levantado los mercados bursátiles, el sector inmobiliario y ha impulsado las exportaciones del país.

El índice bursátil de referencia de Turquía, Borsa Istanbul 100, subió un 1,4%, ampliando las ganancias por quinto día consecutivo, ya que los inversores canalizaron fondos hacia las acciones en lugar de comprar divisas, cada vez más caras.

Pero los economistas están cada vez más preocupados por el hecho de que el enfoque de Erdogan ha dejado poco espacio para el debate o la maniobra entre los responsables políticos. El gobernador Sahap Kavcioglu es el cuarto gobernador desde 2019, con el presidente despidiendo a sus tres predecesores inmediatos y destituyendo a los miembros del comité que se oponían a los recortes.

“Para los inversores, los comentarios de Erdogan significan una cosa: no habrá nadie para ayudarlos cuando la inflación siga haciendo mella en sus activos”, dijo Ima Sammani, analista de mercados de divisas de Monex Europe. “Los comentarios de Erdogan pueden verse en gran medida como un abandono de la cautela y una señal para los mercados de que es poco probable que el ciclo de flexibilización termine pronto”.