Economía

Banco Central Europeo estaría evaluando poner fin a compra de bonos emergencia

Una vez que el BCE haya dejado su programa de estímulo de emergencia, debería “adaptar” gradualmente su programa anterior a la crisis “como un segundo paso”

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Banco Central Europeo está considerando seriamente poner fin a su programa de compra de bonos de emergencia en marzo y es posible que no necesite expandir las compras regulares de activos para cubrir el déficit, según el miembro del Consejo de Gobierno Francois Villeroy de Galhau.

La renuencia del director del Banco de Francia a comprometerse con más estímulos se produce en medio de un episodio de inflación elevada, pero también en un momento en que las perspectivas económicas de Europa se ven empañadas por un aumento de los casos de Covid-19 que ha provocado cuarentenas en algunos países.

Villeroy dijo que, si bien la salud es la prioridad número uno, cada ola de la pandemia ha causado menos daños que la anterior, y las altas tasas de vacunación del continente demostrarán ser una “ventaja económica”.

Una vez que el BCE haya dejado su programa de estímulo de emergencia, conocido como PEPP, debería “adaptar” gradualmente su programa APP anterior a la crisis “como un segundo paso” y mantenerse abierto en términos de ritmo y momento, dijo al periódico alemán Borsen-Zeitung en una entrevista publicada el lunes.

“Desde la perspectiva actual, deberíamos poner fin a las compras netas del PEPP en marzo de 2022″, dijo Villeroy. “Aumentar las compras netas de APP después del PEPP es en esta etapa una posibilidad, pero aún no una necesidad”.

Las declaraciones tienen un tono restrictivo antes de una reunión clave del BCE que se realizará en diciembre, en la que los funcionarios están listos para trazar un rumbo a partir de las medidas de apoyo a la crisis. Algunas decisiones pueden tomarse en una fecha posterior para mantener la opcionalidad, según Villeroy.

Si bien repitió que los encargados de la política monetaria aún ven el reciente aumento de la inflación como algo temporal, dijo que se están tomando muy en serio las limitaciones de oferta y están monitoreando de cerca la evolución de los salarios.

“No debemos reaccionar de forma exagerada y endurecer la política monetaria de forma prematura”, dijo Villeroy. “Pero si la situación cambia, no debemos dudar en actuar”.

Villeroy reiteró que por ahora es “muy improbable” que las condiciones establecidas por el BCE para un alza de tasas de interés se cumplan en 2022.

“Es un repunte de inflación”, dijo. “Sería fuera de lugar pronosticar exactamente cuán alto llegará según las cifras decimales y cuántos meses durará. Pero no hay duda de que la mayor parte de este repunte es temporal”.

Ver más: BCE no debe retirar el estímulo pese a “dolorosa” inflación, dice Lagarde