Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — La previsión económica, un juego de tontos en los mejores tiempos, se ha vuelto cada vez más inútil.

Una pandemia mundial, interrupciones en las cadenas de suministro y fenómenos meteorológicos extremos han desbaratado los modelos convencionales. Esto ha llevado a los comentaristas a advertir sobre los crecientes “riesgos” para la economía mundial.

Eso es un error. Lo que el mundo está afrontando no puede reducirse realmente a la idea de riesgo. El problema real es aún más molesto: la incertidumbre generalizada y creciente.

Esta distinción entre riesgo e incertidumbre puede parecer puramente semántica. No lo es, como reconoció el idiosincrático economista Frank Knight hace un siglo cuando publicó su clásica meditación sobre el asunto. Merece la pena retomar sus reflexiones hoy en día.

Knight nació en Illinois en 1885, uno de nueve hijos de una familia profundamente religiosa. Tenía pocos rasgos de un futuro académico, salvo una intensa inteligencia. Con el tiempo rompió con la fe de su familia, lo que, según algunos biógrafos, lo llevó a desafiar las creencias más preciadas de los demás, especialmente las ortodoxias económicas.

Nunca terminó el secundario, pero se las arregló para ir a la universidad y seguir lo que un biógrafo denominó una “educación variopinta”, con incursiones en la química, el alemán y la filosofía antes de graduarse en la Universidad de Tennessee. Después se doctoró en economía en la Universidad de Cornell. Allí escribió y revisó su tesis bajo la sombra de dos rupturas radicales: La Primera Guerra Mundial y la pandemia de gripe de 1918, que pueden haber contribuido a su pensamiento sobre el riesgo y la incertidumbre.

Publicó su tesis doctoral en 1921 con el título “Risk, Uncertainty, and Profit” (Riesgo, incertidumbre y beneficio), enseñó en la Universidad de Iowa durante unos años y luego se incorporó al cuerpo docente de la Universidad de Chicago, donde ejerció su influencia durante varias décadas. Siempre iconoclasta, se peleaba con sus colegas, reservando un desprecio especial a los economistas que favorecían las técnicas cuantitativas y los modelos empíricos. Al leer su obra clásica, es fácil entender por qué.

El libro de Knight es inusual por muchas razones, entre ellas el hecho de que ofrece una de las definiciones más claras de las condiciones necesarias para ese nirvana de equilibrio general que los economistas llaman “competencia perfecta” - y luego muestra cómo ese mundo nunca existirá debido a la poderosa influencia de lo que él llamó “incertidumbre”.

Para la mayoría de la gente, riesgo e incertidumbre son más o menos sinónimos: lo que es arriesgado es incierto y viceversa. Knight no estaba de acuerdo. En una exploración de estos conceptos que roza lo metafísico, Knight pidió a sus lectores que consideraran el hecho de que los seres humanos -y los empresarios en particular- están necesariamente obsesionados con lo que sucederá en el futuro. Pero Knight argumentaba que los acontecimientos futuros se dividen en dos categorías distintas.

El primero era lo que Knight denominaba riesgo: sucesos que no se podía saber que iban a ocurrir -y mucho menos cuándo- pero a los que se podía asignar una cierta probabilidad. Como ejemplo, citó a otro economista que había descrito la elaboración del vino espumante, que invariablemente daba lugar a que un cierto número de botellas estallaran por un exceso de carbonatación. Pero la tasa de pérdida era constante y predecible. En consecuencia, escribió Knight, “la pérdida se convierte en un coste fijo en la industria y se traslada al consumidor”.

Huracán

Algo menos predecibles, pero aún controlables, eran los sucesos que no se podían predecir caso por caso (el incendio de una fábrica, por ejemplo), pero que podían cuantificarse como un riesgo definido cuando se agrupaban con otros del mismo tipo o categoría. Esto, explicó Knight, era la idea que estaba en la base de la industria aseguradora. No se puede prever ninguna calamidad individual, pero sí una determinada probabilidad dentro de un conjunto mayor.

“Es evidente”, escribió Knight, “que un gran número de peligros puede reducirse con bastante certeza mediante la agrupación estadística”. Pero advirtió que “una categoría igualmente importante no puede”.

Este era el temido mundo de la incertidumbre: un lugar donde podían ocurrir cosas malas, pero no se podía predecir la probabilidad. No se podía luchar contra ellas con modelos, análisis estadísticos o cualquier otra cosa de la caja de herramientas de la economía.

Así, Knight planteó una distinción entre una incertidumbre medible (lo que él llamaba riesgo) y una incertidumbre no medible (que él llamaba incertidumbre verdadera). Admitió que podría ser posible acumular datos suficientes para convertir la incertidumbre en riesgo, aunque señaló: “El uso de recursos para reducir la incertidumbre es una operación que conlleva la mayor incertidumbre de todas”.

Muchos economistas han discutido el análisis de Knight, y algunos han señalado que la distinción entre riesgo e incertidumbre rara vez es tan clara. Pero sus argumentos siguen siendo influyentes y relevantes, quizá especialmente ahora. Al igual que la reputación del economista heterodoxo Hyman Minsky revivió a la sombra de la crisis financiera de 2008, los escritos de Knight tienen una relevancia directa en el momento actual de incertidumbre radical.

Las incógnitas a las que se enfrenta el mundo en la actualidad -los trastornos radicales del cambio climático, un virus mortal en constante evolución y la disolución de las cadenas de suministro cuidadosamente construidas- significan que las previsiones y predicciones económicas, que son de poca utilidad en general, deben ser ignoradas por completo.

Pero como diría Knight, el hecho de que nadie sepa lo que va a pasar con la economía mundial no debe ser motivo de desesperación. De hecho, sostiene que la incertidumbre es la fuente de los beneficios. Los empresarios no ganan dinero asumiendo riesgos que puedan cuantificarse; ganan dinero asumiendo el coste de la verdadera incertidumbre.

Eso significa que este momento de extrema incertidumbre es una oportunidad de negocio de proporciones asombrosas. De eso, Frank Knight habría estado seguro.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.