Economía

Efectivo en EEUU no durará mucho después del 3 de diciembre: Yellen

Desde el mes pasado, el Tesoro ha recurrido a las llamadas medidas extraordinarias para evitar quedarse sin efectivo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo que informará al Congreso “dentro de uno o dos días” sobre el tiempo que tienen los legisladores para aumentar o suspender el límite de la deuda antes de que el gobierno se quede sin dinero.

Es posible que podamos pasar del 3 de diciembre, es posible que tengamos los recursos para hacerlo, pero no mucho tiempo después”, dijo Yellen en una entrevista con la National Public Radio que fue grabada el lunes.

Desde el mes pasado, el Tesoro ha recurrido a las llamadas medidas extraordinarias para evitar quedarse sin efectivo. El departamento dijo a principios de este mes que había utilizado US$182.000 millones de alrededor de US$369.000 millones en efectivo disponibles a través de tales medidas.

Los legisladores promulgaron un aumento a corto plazo del límite de la deuda el mes pasado con el objetivo de dar suficiente espacio para coincidir con un plazo separado, el 3 de diciembre, para la financiación anual regular de las agencias del gobierno federal. En ese momento, Yellen dijo que la legislación permitiría al gobierno seguir pagando sus facturas hasta el 3 de diciembre. Las fechas están sujetas a cambios en función de los flujos de gastos e ingresos del Departamento del Tesoro.

“En breve publicaré nuevas orientaciones sobre lo que hemos aprendido desde entonces acerca de cuánto tiempo pueden durar”, dijo Yellen.

Reacción de los instrumentos del Tesoro

Los líderes del Congreso aún no han especificado un plan sobre cómo abordarán el techo de la deuda en las próximas semanas.

Los rendimientos de las letras del Tesoro con vencimiento a finales de año subieron tras los comentarios de Yellen. Los inversores exigieron tasas de interés ligeramente más altas en torno al 28 y 30 de diciembre.

Los republicanos están tratando de forzar a los demócratas a aumentar el techo por su cuenta, después de que un puñado de ellos se uniera a la aprobación del aumento a corto plazo de US$480.000 millones. Los demócratas han insistido en que se apruebe una resolución a más largo plazo de manera bipartidista, como se ha hecho en el pasado.

Ver más: Yellen dice que la clave para reducir la inflación es controlar el Covid-19

Aunque Yellen ha pedido repetidamente una votación bipartidista para abordar el límite de la deuda, también ha sugerido en las últimas semanas que los demócratas considerarán elevar el límite por su cuenta a través del proceso de reconciliación, que evita el filibusterismo del Senado y, por tanto, la necesidad del respaldo de los republicanos.

“Creo firmemente que es una responsabilidad bipartidista hacer esto”, dijo Yellen el 1 de noviembre. “Hay una forma de que los demócratas lo hagan completamente por su cuenta”, añadió, “y sé que esa será una de las formas -a través de la reconciliación- que los líderes estarán considerando”.

Riesgo de impago

En caso de que el Tesoro se quede sin efectivo, el gobierno estadounidense incumpliría sus obligaciones financieras. Yellen ha advertido que los contratistas y empleados federales dejarían de cobrar y los cheques de la Seguridad Social se detendrían, entre otras cosas. A menos que se prioricen sus pagos, los inversores en valores del Tesoro no recibirían pagos de intereses ni recuperarían el capital de las letras, pagarés y bonos que venzan.

Yellen, presidente de la Reserva Federal Jerome Powell y muchos economistas han advertido de que incluso un impago temporal podría sumir a los mercados de crédito en el caos, aumentar los costes de endeudamiento de Estados Unidos durante un período prolongado y dañar la credibilidad de Estados Unidos en todo el mundo. Yellen ha dicho en repetidas ocasiones que podría generar una recesión.

Mientras tanto, el Congreso también se enfrenta a un plazo en las próximas semanas para evitar un cierre del gobierno federal. Las agencias han sido financiadas a través de un proyecto de ley de asignaciones temporales desde el inicio del año fiscal el 1 de octubre, y es probable que haya otra resolución continua después de la expiración de ese proyecto de ley el 3 de diciembre.