EE.UU.

Biden traza camino a seguir con Xi pese a que tensiones por Taiwán continúan

Aunque las partes no emitieron una declaración conjunta, ambos líderes destacaron por separado la necesidad de mantener más conversaciones entre sus gobiernos.

Biden
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Con las expectativas bajas previo a la primera cumbre cara a cara entre Joe Biden y Xi Jinping, ambos líderes parecieron lograr todo lo políticamente posible: Un acuerdo para seguir hablando, sin dejar que las tensiones sobre Taiwán y otras disputas hagan descarrilar la relación entre Estados Unidos y China.

La reunión virtual se prolongó más de lo previsto (duró más de tres horas) y en ella los líderes trataron una serie de temas como el comercio, la pandemia, el cambio climático, Taiwán y otros puntos conflictivos. Aunque las dos partes no emitieron una declaración conjunta al final, ambos líderes destacaron por separado la necesidad de mantener más conversaciones entre sus gobiernos.

Ver más: Biden y Xi llaman a la cooperación en una cumbre que se extendió más de lo previsto

Un alto funcionario de la administración describió luego el tono como respetuoso y abierto, aunque un comunicado posterior decía que Biden dijo a Xi que Estados Unidos “se opone a los esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo” respecto a Taiwán. China también calificó la reunión de “positiva” y dijo que aumentó el “entendimiento mutuo”, al tiempo que mencionó que Xi advirtió que quienes jugaran con fuego en torno a Taiwán “se quemarían inevitablemente”.

Dentro de todo, la reunión emplaza a las relaciones entre Estados Unidos y China en una base más estable en comparación con la de hace unos meses, cuando Biden llamó a Xi frustrado porque su administración se topaba con un muro al intentar entablar conversaciones con Pekín sobre el clima. Poco después, Estados Unidos llegó a un acuerdo para liberar a una alta ejecutiva de Huawei Technologies Co. de un proceso de extradición desde Canadá, una de las principales demandas de Pekín. Y la semana pasada los países hicieron una declaración conjunta sobre el clima que ayudó a salvar la cumbre COP26 en Glasgow.

Aunque es probable que Estados Unidos y China sigan discutiendo sobre Taiwán, Hong Kong y Xinjiang, la cumbre podría estimular las conversaciones de menor nivel para cooperar en temas como la economía, los visados para periodistas, Irán y Afganistán, según Susan Shirk, exfuncionaria de alto nivel del Departamento de Estado que ahora preside el 21st Century China Center (Centro de China del siglo XXI) de la Universidad de California en San Diego.

“La gente de Estados Unidos entiende que, especialmente en su estructura actual, el sistema político chino está muy centralizado: Xi Jinping es el líder principal, el líder del pueblo”, dijo. “Así que tener una buena comunicación, de líder a líder, es más crucial que nunca”.

Los inversores encontraron motivos para el optimismo, haciendo que el yuan en tierra subiera hasta un 0,3% frente al dólar estadounidense para acercarse al nivel más fuerte desde 2018 cuando la cumbre se puso en marcha. Las ganancias se redujeron más tarde en el día.

Vía rápida a China

Estados Unidos dejó claro antes de la reunión que no habría resultados concretos de la misma, y así pareció ser. Uno de los únicos resultados concretos fue el anuncio por parte de China de una vía rápida mejorada para la entrada de ejecutivos estadounidenses en China, que fue bien recibida por los grupos empresariales estadounidenses en el país.

“Soy optimista sobre la relación”, dijo Ker Gibbs, presidente de la Cámara de Comercio Americana en Shanghai. “Se dijo lo que había que decir. Y parece que los dos líderes están adoptando un enfoque muy práctico en la relación”.

El tono de la cumbre marcó un cambio tanto en el último año de la presidencia de Donald Trump, cuando las relaciones entraron en un espiral después de que el Covid-19 se extendiera por todo el mundo, al igual que durante los primeros meses de la administración Biden. Al principio, Biden se refirió a las largas discusiones que ambos mantuvieron hace una década, cuando ambos eran vicepresidentes.

“Tenemos que establecer algunos límites de sentido común, ser claros y honestos en lo que no estamos de acuerdo, y trabajar juntos cuando nuestros intereses se cruzan, especialmente en cuestiones globales vitales como el cambio climático”, dijo el presidente estadounidense. “Ustedes son un importante líder mundial, y también lo es Estados Unidos”, añadió.

Ver más: EE.UU. y China buscan estabilizar sus lazos con cumbre Biden-Xi

‘Cócteles molotov retóricos’

Xi, a su vez, dijo que estaba “muy contento de ver a mi viejo amigo”, al tiempo que afirmó que Estados Unidos y China “necesitan aumentar la comunicación y la cooperación”.

El hecho de que ambos líderes se hablen “tras una relación realmente desagradable en los últimos años” es un logro en sí mismo, dijo Kent Kedl, director gerente para la Gran China y el Norte de Asia en Control Risks, una consultora internacional.

“Es mucho mejor que limitarse a lanzar cócteles molotov retóricos el uno contra el otro”, dijo.

Al término de la reunión, ambas partes emitieron comunicados en los que reiteraban sus posturas al tiempo que ponían una nota de optimismo sobre el futuro. La Casa Blanca dijo que “discutieron formas para que las dos partes continúen las discusiones en una serie de áreas”, mientras que China dijo que “las dos partes acordaron mantener una estrecha comunicación en diferentes áreas”.

En cuanto a los difíciles temas del comercio y las restricciones a las exportaciones de tecnología, ambas partes no parecieron avanzar mucho. Los funcionarios estadounidenses afirmaron que el tema no dominó la conversación, mientras que China reiteró sus llamamientos a la Casa Blanca para que evite “exagerar” tanto el concepto de seguridad nacional en los tratos comerciales como politizar las cuestiones comerciales.

Problemas domésticos

Ambos líderes tienen un incentivo para suavizar los lazos económicos y la cumbre podría allanar el camino para más negociaciones comerciales, dijo Raymond Yeung, economista jefe de Australia and New Zealand Banking Corp. en una nota. Xi está tratando de impulsar el crecimiento antes de un congreso crucial del partido el próximo año en el que se espera que se asegure un tercer mandato, mientras que la reducción de los aranceles ayudaría a Biden en la medida en que los precios aumentan en Estados Unidos.

La presencia de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en la reunión indicó que la cooperación en cuestiones económicas y financieras puede ser posible en el futuro, dijo Huang Jing, profesor de la Universidad de Lengua y Cultura de Pekín.

“La competencia entre Estados Unidos y China es una especie de fachada”, dijo Huang. “Lo que hay debajo es una carrera para ver quién puede resolver los problemas internos y poner su propia casa en orden primero”.

Con la asistencia de Justin Sink, Wenjin Lv, Chester Yung, Colum Murphy, Fran Wang y Iain Marlow.

Ver más: Cómo el acuerdo de China con EE. UU. ayudó a evitar el colapso de la COP26