Actualidad

Sergio Moro, el juez que arrestó a Lula, podría enfrentarse a él en las urnas

De postularse a la presidencia, es probable que Moro se centre en los votantes que buscan un punto intermedio entre el izquierdista Lula y el derechista Bolsonaro, un espacio político muy disputado apodado la “tercera vía”.

Segio Moro
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Sergio Moro, el famoso exjuez conocido principalmente por dirigir la investigación sobre la causa de corrupción conocida como “Lava Jato” que llevó a la cárcel a miembros de la élite del país, ha entrado oficialmente en la arena política, uniéndose al partido Podemos un año antes de las elecciones presidenciales.

“El país va por el camino equivocado”, dijo Moro en un discurso el miércoles por la mañana en Brasilia. Habló del alto nivel de desempleo, de cómo la lucha contra la corrupción perdió fuerza, así como del aumento de los precios al consumidor y de las tasas de interés.

“Si es necesario ponerse al frente de este proyecto, mi nombre estará siempre a disposición del pueblo brasileño”, dijo Moro ante un auditorio abarrotado y adornado con pancartas de “Un Brasil justo”. “No huiré de esta lucha, aunque sé que será difícil”.

Aunque todavía no es candidato, la noticia de la filiación política de Moro empieza a sentar las bases de un giro televisivo en las elecciones brasileñas de 2022: que el mismo juez que envió a cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva podría enfrentarse años después a él en las urnas.

Ver más: Bolsonaro se dice dispuesto a unirse al Partido Liberal antes de elecciones de 2022

Si se postula, Moro, de 49 años, también se enfrentaría al presidente Jair Bolsonaro, bajo cuyo gobierno fue ministro de Justicia antes de renunciar en abril de 2020, alegando que Bolsonaro había interferido en las investigaciones de la policía federal para proteger a miembros de su familia.

Es probable que Moro se centre en los votantes que buscan un punto intermedio entre el izquierdista Lula y el derechista Bolsonaro, un espacio político muy disputado apodado la “tercera vía”. Casi una docena de personas ya están compitiendo por el voto centrista, incluyendo los gobernadores de Sao Paulo, Joao Doria, y de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite.

El exjuez es visto por muchos brasileños como el luchador estrella contra la corrupción del país, y puede atraer a los votantes desilusionados con Bolsonaro. Pero su historial no es excelente: este año, el Tribunal Supremo dictaminó que había sido parcial en el proceso contra Lula, que en 2019 fue liberado de la cárcel tras una apelación.

En las encuestas electorales prospectivas, se ve a Moro ganando menos del 10% de los votos. Lula lidera por sobre todos los demás candidatos hasta ahora.