Mascarillas de protección
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — La importancia de las mascarillas para la salud pública se está desvaneciendo a medida que surgen otras herramientas de lucha contra la pandemia: vacunas altamente efectivas, mejores pruebas y ahora poderosos medicamentos antivirales. Por lo tanto, es hora de considerar la posibilidad de hacer que las mascarillas sean opcionales en la mayoría de los entornos.

Tenía sentido recurrir a las mascarillas cuando el Covid-19 se estaba extendiendo rápidamente en la primavera boreal de 2020. Los beneficios no se podían (y aún no son) medir con el mismo tipo de ciencia rigurosa que se ha aplicado a las vacunas, pero era razonable asumir que el uso universal de mascarillas podría retrasar la propagación de la enfermedad y la muerte cuando había poco más que eso disponible.

Las vacunas no son perfectas, pero es muy poco probable que la mayoría del 68% de los estadounidenses que están completamente vacunados se enfermen lo suficiente como para necesitar ir al hospital y aquellos que son más vulnerables debido a su edad o problemas de salud pueden aumentar su protección con una inyección de refuerzo.

Más buenas noticias llegaron este mes. Pfizer Inc. anunció el viernes que su nueva píldora contra el Covid-19 redujo las hospitalizaciones y muertes en pacientes de alto riesgo en un 89%; un medicamento antiviral desarrollado por Merck & Co. obtuvo la aprobación para su uso en el Reino Unido la semana pasada. Las pruebas rápidas son más fáciles de obtener, por lo que las personas pueden reducir el riesgo de transmitir la enfermedad a otras personas si desean visitar a amigos vulnerables o asistir a una reunión. Otros riesgos percibidos pueden descartarse de manera segura: nadie se enfermará al tocar una bolsa de la compra o dar un paseo en bicicleta.

El número de pacientes hospitalizados se ha reducido a la mitad del último pico, que tuvo lugar en el verano de EE.UU. El virus no desaparece, pero su amenaza está disminuyendo. Eso debería permitir reconsiderar los beneficios cada vez menores de usar mascarillay, especialmente, los mandatos de usarla contra los costos reales que las autoridades de salud pública se han resistido a reconocer.

Servidor con mascarilla

Incluso muchos de los expertos que presionaron por el enmascaramiento universal están pidiendo una reversión. “No se trata de si las mascarillas funcionan”, dijo Joseph Allen, profesor asistente de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. “Escribí un artículo en abril de 2020 diciendo que todos debían usar una... pero ahora tenemos otras herramientas y es por eso que ya no creo que los mandatos de mascarillas tengan sentido”.

No es que la gente deba dejar de preocuparse por el virus. Pero como ha dicho el experto en comunicación de riesgos Peter Sandman, cualquier política que las personas no sigan es una mala política y, en este punto, es poco probable que las personas sigan una política que les pida usar una mascarilla en todas las situaciones laborales y sociales para el futuro previsible. Lo que fue un inconveniente menor durante semanas y meses parece mucho más oneroso como una nueva forma de vida.

Las mascarillas pueden hacer que la gente se sienta infeliz. Reprimen la comunicación y la interacción humana, lo que afecta la actividad empresarial y social. Es por eso que las personas, incluso las que establecen las reglas, a menudo se las quitan en privado para interactuar y socializar. Junto con otras restricciones, el enmascaramiento innecesario está contribuyendo a una epidemia de aislamiento, soledad y mala salud mental.

Muchos expertos piensan que las mascarillas también interfieren con la educación. “Como alguien que ha estado fuera de casa en el mundo, y tiene niños pequeños, veo que eso impacta la socialización y el aprendizaje”, dijo Allen.

El uso de mascarillas también aumenta la resistencia a regresar a la oficina, lo que muchos empleadores consideran una parte necesaria para restaurar la prosperidad y la eficiencia empresarial. Solo dejen que los preocupados se queden en casa.

Existe un fuerte consenso de que los adultos no vacunados aún deben usar mascarillas, y aquellos que aún tienen miedo incluso después de tres inyecciones pueden sentirse aún más protegidos si usan una máscara de alta calidad como una N95. Puede haber una necesidad de mandatos de mascarillas temporales en lugares donde un brote amenaza con abrumar a los hospitales.

Hay formas de hacer la vida más segura sin contar con mandatos de mascarillas. Las autoridades de salud pública podrían proporcionar información más útil para estimar el riesgo y minimizarlo evitando las situaciones más peligrosas. Todavía no está claro, por ejemplo, si los supermercados realmente representan un gran peligro. Y se necesita mejor información sobre cuándo y cómo utilizar las pruebas rápidas.

Pero ya es hora de dejar de actuar como si todos debieran ser tratados como si estuvieran igualmente en peligro. Las políticas basadas en la realidad que tienen en cuenta la forma en que los seres humanos se comportan e interactúan deberían reemplazar el dogma universal.

Es muy poco probable que las personas jóvenes y sanas que están completamente vacunadas terminen hospitalizadas por Covid-19. Y el riesgo que una persona vacunada representa para los demás es muy pequeño, dijo Amesh Adalja, investigador principal de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins. “Para las personas completamente vacunadas, creo que el uso de mascarillas tiene un beneficio marginal”, dijo.

Juego de beisbol

Allen, de Harvard, dijo que le resulta impactante que exista tanto rechazo a explorar el desenmascaramiento, incluso cuando la mayoría de los estadounidenses de todas las tendencias políticas interactúan en privado sin mascarillas.

Él y Adalja estuvieron de acuerdo en que la confianza en los líderes de salud pública es importante, y esa confianza se ha visto erosionada por meses de restricciones que no tenían sentido o eran contraproducentes, como el cierre de parques y playas o hacer que las personas usen mascarillas mientras están lejos de otras personas al aire libre. La mayoría de los funcionarios de salud pública no le dijeron a la gente durante muchos meses que era muy poco probable que contrajera la enfermedad a través del correo o las compras.

Adalja dijo que favorece lo que llamó un enfoque de reducción de daños para la salud pública en lugar de solo abstinencia. Los términos se originaron en los primeros años de la pandemia del SIDA, cuando los defensores de la abstinencia exclusiva pensaban que los pacientes VIH positivos debían dejar de tener relaciones sexuales. Eso no iba a suceder, ni los humanos dejarán que el Covid-19 los obligue a abstenerse de muchas otras formas de interacción humana. Hay demasiadas reglas y no hay suficientes consejos claros y basados en la ciencia sobre qué actividades son más riesgosas.

“Creo que es importante que la gente aprenda a vivir con este virus”, dijo Adalja.

Eso significa que las personas que todavía tienen miedo o son vulnerables deberían poder trabajar desde casa. En cuanto al resto de nosotros, vivir con riesgo es solo una parte de la vida. Es razonable que la gente quiera volver a mostrar su rostro y vivir su vida.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.