EE.UU.

Inflación en EE.UU. probablemente empeore, desafiando a la Fed y a Biden

Los funcionarios de la Reserva Federal reconocen que la inflación se está prolongando más de lo que esperaban.

USA
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Después de que los precios en Estados Unidos anotaran la mayor alza en tres décadas, noticias aún peores se avecinan para los hogares y los responsables de formular políticas: Es probable que la inflación siga subiendo antes de alcanzar su punto máximo.

La tasa anual de octubre fue del 6,2%, la más alta desde 1990, ya que el aumento de los precios se extendió mucho más allá de las partes de la economía más perturbadas por los cierres de la pandemia. Los factores clave, como el muy activo mercado inmobiliario y la crisis energética mundial, no muestran señales de desaparecer pronto, lo que lleva a los economistas a predecir saltos aún mayores en los próximos meses.

En todos los ámbitos
Más allá de los sospechosos habituales de la inflación pandémica, como la gasolina y los coches, en octubre se produjeron rápidas subidas de precios en casi todos los ámbitos
En rojo: Aumento anual de los precios

“Vamos a ver cómo empeora el panorama de la inflación antes de que mejore”, dijo Sarah House, economista senior de Wells Fargo & Co. Ella no espera mucho alivio antes de la próxima primavera.

Para la Reserva Federal, y el presidente Joe Biden, eso parece muy lejano, y la presión para un cambio de rumbo en la política aumentará mientras tanto, a medida que escalen los llamamientos para frenar los apoyos por la pandemia.

Ver más: Inflación en EE.UU. experimenta mayor alza desde 1990

‘Punto de inflexión’

El aumento de los precios está mermando los presupuestos familiares, acabando con los aumentos salariales por los que han luchado los trabajadores estadounidenses tras la eliminación de empleos del año pasado y reduciendo los márgenes de beneficio de las pequeñas empresas.

La Fed ya ha empezado a alejarse del argumento que ha esgrimido desde la llegada del Covid-19: que la inflación pandémica será “transitoria”. Este mes estará empezando a reducir las compras de bonos y se inclina por subir las tasas de interés el próximo año en lugar de esperar hasta 2023. Los datos de inflación del miércoles podrían acelerar el calendario.

El banco central estadounidense puede haber llegado a un “punto de inflexión”, dijo James Knightley, economista jefe internacional de ING. “¿Es realmente justificable seguir estimulando cuando tienes la economía creciendo al 6% y la inflación aumentando al 6% y no hay señales de que haya una pérdida de impulso en ninguno de esos indicadores?”

Knightley espera que el llamado taper (recorte gradual) de la Fed concluya en el primer trimestre de 2022, unos tres meses antes de lo previsto por el consenso. Y prevé dos subidas de tipos de 25 puntos básicos para finales de año, con una probabilidad creciente de que se conviertan en tres.

¿Se vuelve uno de los más hawkish?
A medida que la inflación estadounidense se dispara, los inversores aumentan las apuestas sobre las subidas de la Fed el año que viene 
Naranja: Inflación de los precios al consumo (Y/y%) el 31/10/21
Gris: Previsión de subida de tipos de la Fed para finales de 2022 el 31/10/21

Eso es más o menos lo que esperan los mercados financieros. Los inversores llevan casi dos meses apostando por un ciclo de subidas acelerado. Tras las cifras de inflación del miércoles, los rendimientos de los bonos del Tesoro a cinco años subieron más de 10 puntos básicos.

No en la década de 1970

“Una aceleración del calendario podría aparecer en la reunión del próximo mes del Comité Federal de Mercado Abierto para la fijación de los tipos”, dijo Michael Feroli, economista jefe de Estados Unidos en JPMorgan Chase & Co. La última vez que la Fed publicó el llamado “dot-plot” en septiembre, mostró una división uniforme sobre si los tipos subirán el próximo año.

“Es razonable sospechar que podría conseguir que la mediana se mueva hacia arriba”, dijo Feroli.

Lo que dice Bloomberg Economics...

Esperamos que la inflación general pueda superar el 6,8% interanual en noviembre. Los principales factores serían el persistente aumento de los precios de la energía y la vivienda y los efectos de base adversos.

Aunque el nivel de exigencia para acelerar el ritmo del taper de la Fed es extremadamente alto y es poco probable que el banco central lo haga, la publicación de hoy, y las lecturas en el resto del año, probablemente los pondría en un aprieto.

—  Anna Wong, Bloomberg Economics

Los funcionarios de la Reserva Federal reconocen que la inflación se está prolongando más de lo que esperaban. Les preocupa que los hogares y las empresas lleguen a esperar más de lo mismo, el tipo de modificación de expectativas que puede resultar autocomplaciente. Pero ellos siguen considerando que muchas subidas de precios son básicamente de una sola vez.

No hay ninguna razón para que el repunte de la energía en 2021, o el gran cambio en los mercados de la vivienda impulsado por el trabajo desde casa, se repitan en los próximos años, según el argumento. Y el empleo no es lo suficientemente fuerte como para seguir subiendo los salarios como ocurrió en la década de 1970.

Por eso habrá mucha resistencia dentro de la Fed a cualquier cambio brusco hacia una política más restrictiva.

“La inflación es alta, es sorprendente”, dijo el miércoles Mary Daly, presidenta de la Fed de San Francisco y una de las funcionarias más moderadas del banco central, a Bloomberg TV. Aun así, “ahora mismo sería prematuro empezar a cambiar nuestros cálculos sobre el aumento de tasas de interés”, dijo. “La incertidumbre nos obliga a esperar y vigilar con atención”.

Ver más: Mercados apuestan a que inflación elevada impulsará a reticentes a subir tasas

‘Situación de apuro’

Biden, cuyo partido sufrió un revés en elecciones estatales de la semana pasada y debe defender las escasas mayorías del Congreso en las votaciones intermedias del próximo año, también está en la línea de fuego. La inflación ocupa un lugar destacado en la lista de quejas del público, y el presidente la calificó de “prioridad máxima” tras los datos del miércoles.

Uno de los problemas para Biden, en su intento de que el Congreso apruebe un plan de gasto social de US$1,75 billones, es que necesita los votos de centristas como el senador Joe Manchin, de Virginia Occidental, que ha expresado su preocupación por que un mayor gasto público pueda empeorar la inflación. El miércoles, Manchin pidió que se tomen medidas contra el aumento de los precios, sin decir de qué tipo.

Sin embargo, es la Reserva Federal, que se supone que es la responsable de gestionar la inflación, la que está más directamente en la línea de fuego.

En los últimos dos años, el banco central ha elaborado un nuevo marco político que le permite mantener los tipos más bajos incluso cuando la inflación se mantiene un poco por encima del objetivo del 2%, y ha puesto en marcha programas de emergencia para sacar a la economía de un profundo agujero pandémico.

En todo esto, ha subrayado la importancia de la política monetaria acomodaticia para impulsar el empleo y el crecimiento, y permitir que los salarios, especialmente los de los estadounidenses de bajos ingresos, sigan aumentando. Pero esos argumentos, elaborados en un mundo en el que la inflación rara vez se acercaba al 3%, son cada vez más difíciles de sostener con más del 6%.

“El hecho de que la inflación esté fuera de la página de negocios y en la portada es un problema para una institución que intenta preservar su reputación”, dijo Feroli. “Están en una situación difícil”.

Con la asistencia de Alex Tanzi y Craig Torres.

Ver más: Yellen espera una alta inflación hasta mediados de 2022 en EE.UU.