Tecnología

Google pierde primera apelación en caso donde podría ser multado por US$9.500 en UE

La decisión de un tribunal de la UE sobre un caso antimonopolio contra Google se puede apelar una vez más. Es la primera de una trilogía de batallas legales en tribunales de la UE por casos que marcan el rumbo de la campaña del bloque para frenar a Silicon Valley.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Google perdió su apelación en el marco de un caso donde se le impuso una multa antimonopolio de 2.400 millones de euros (US$2.800 millones) por supuestamente frustrar servicios más pequeños de búsqueda de compras, en la que es la primera de una trilogía de batallas legales en tribunales de la Unión Europea por casos que marcan el rumbo de la campaña del bloque para frenar a Silicon Valley.

El gigante de las búsquedas de EE.UU. violó las reglas de competencia y mereció la pena impuesta por la Comisión Europea en 2017, dictaminó el miércoles el Tribunal General de la UE en Luxemburgo. Los jueces respaldaron la conclusión de la UE de que Google no debería favorecer su propio servicio, un problema que ha provocado quejas contra otros gigantes tecnológicos.

Las acciones de una empresa para hacer que sus propios servicios tengan más prominencia “implican una cierta forma de anormalidad”, dijo el tribunal. “Un motor de búsqueda general es infraestructura”, dijo, contrarrestando la opinión de que Google es libre de actuar como desee en su propio sitio web.

La multa para Google impuesta por la comisión, la mayor hasta ahora, fue la primera de un trío de decisiones que forman la pieza central de la apuesta de la Comisionada de Competencia de la UE, Margrethe Vestager, por frenar el creciente dominio de las grandes empresas tecnológicas. Ella multó a la unidad de Alphabet Inc. por alrededor de US$9.500 millones en total y todavía está investigando el supuesto dominio excluyente de la empresa sobre la publicidad digital.

Google revisará el fallo en profundidad, dijo en un comunicado enviado por correo electrónico. Insistió en que ha cumplido plenamente con la orden de la UE desde 2017.

“Nuestro enfoque ha funcionado con éxito durante más de tres años, generando miles de millones de clics para más de 700 servicios de comparación de precios”, dijo.

Si bien el regulador fue ampliamente reivindicado en el fallo, los jueces encontraron que la Comisión no había podido probar que Google había dañado el mercado de búsquedas generales, descartando la conclusión de la UE de una violación. Eso deja la decisión dirigida únicamente al servicio de búsqueda de compras.

El fallo del miércoles refuerza la cruzada de la UE contra el poder de los gigantes tecnológicos. Ello ha alentado a otros reguladores antimonopolio globales, incluido EE.UU. Específicamente, proyectos regulatorios de la UE que están en proceso también pueden frenar a las empresas que favorecen sus propios servicios.

El resultado también podría llevar a Amazon.com Inc., Apple Inc. y Facebook de Meta Platforms Inc. a reevaluar cuán fuerte lucharán en contra de la UE en las investigaciones actuales.

Ver más: Justicia de EE.UU. prepara demanda contra Google por negocio de tecnología publicitaria

El fallo también puede ayudar a las firmas más pequeñas a pedir millones de dólares por perjuicios en los tribunales nacionales por acusaciones de que Google perjudicó a sus incipientes negocios.

Junto con la multa, en 2017 se ordenó a Google que hiciera cambios a la forma en que muestra los resultados de búsqueda de compras que podrían ayudar a los rivales a obtener parte del valioso espacio publicitario en las páginas de búsqueda. Los servicios de búsqueda más pequeños se han quejado de que la UE nunca presionó a Google para que fuera lo suficientemente lejos como para ayudarlos a atraer suficientes visitantes. Funcionarios de la UE argumentaron que solo pueden crear las condiciones para que las empresas compitan.

Foundem, un servicio de comparación de compras de Reino Unido que desencadenó la investigación, dijo que la sentencia “no deshace el considerable daño a los consumidores y a la competencia causado por más de una década” de comportamiento de Google. Tanto Foundem como Kelkoo, otro servicio de compras, pidieron a la UE que hiciera más por aplicar una orden de igualdad de trato a los rivales más pequeños.

El caso es: T-612/17, Google y Alphabet vs. Comisión.