Cripto

La argentina Lemon ‘busca hackear las finanzas tradicionales’ con su cryptoVisa

La startup lanza Lemon Card en asociación con Visa, para efectuar compras o pagar servicios con criptomonedas. Se trata del primer producto de estas características en el mercado argentino.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Buenos Aires — Desde sus inicios, hace tan solo poco más de un año, la startup argentina Lemon busca llenar y democratizar el acceso a las criptomonedas.

Tras la experiencia de su wallet –que combina criptomonedas con pesos– Lemon Cash y la “creación” del Crypto Valley en San Martín de los Andes (provincia de Neuquén), hoy lanza su propia tarjeta Visa contactless, que le permitirá a su usuarios hacerse de bitcoins en cada transacción. Se trata del primer producto de estas características en el mercado argentino.

Los usuarios de esta tarjeta podrán pagar en pesos haciendo uso de las criptomonedas que tengan en la app y recibir como premio el 2% en bitcoin por cada compra.

Hicimos una interacción récord en Argentina con Visa y hoy entregaremos 100.000 tarjetas a usuarios que desde hace días estaban en lista de espera”, cuenta a Bloomberg Línea Marcelo Cavazzoli, CEO de Lemon. “La tarjeta fue el primer proyecto que pensamos hace dos años y nos costó llegar hasta acá”.

El joven ejecutivo de 30 años da cuenta de las muchas trabas que debieron atravesar por ser una empresa cripto. “Visa se alineó con nuestros planes para hacer cosas en Argentina y pudimos hacer esta tarjeta internacional, que tiene tanto un uso físico como digital”, explica y enfatiza que la misión de Lemon es “llenar de bitcoin la Argentina y hacer que las personas entren a este mundo que es el futuro”.

Las características principales de este innovador producto a nivel local es que el cashback es en bitcoin porque tiene más impacto. “Queremos que la gente ahorre en bitcoin”. dice Cavazzoli. “Hackeamos las finanzas tradicionales metiendo cripto en el día a día. Vamos a ser el puente entre el sistema tradicional y las criptomonedas”, asegura.

El modelo de negocio se basa en la comisión que Visa le otorga por la transaccionalidad a Lemon, la empresa que hoy compite con Bitso, Ripio y Buenbit, y Belo.

En lo que refiere al uso de QR, la interoperabilidad y la incursión masiva en los comercios, desde la startup aseguran que si bien van en ese camino, están trabajando en un producto superador que será lanzado en muy poco tiempo. Mientras tanto, se encuentran armando una nueva ronda de financiamiento que le permitirá llegar a esos objetivos en un tiempo más breve.

VER MÁS: Argentina cripto friendly: desde la compra de autos hasta una ciudad que opera con activos digitales

TE PUEDE INTERESAR: Ripio apuntaría a una IPO en blockchain, y no en el Nasdaq, según su CEO

¿Cómo operar con Lemon Card?

    • Es necesario ser mayor de 18 años para utilizarla.
    • Los usuarios podrán pagar en pesos haciendo usando las criptomonedas que tengan en su app.
    • La conversión de crypto a pesos se hará de forma automática al utilizar la tarjeta en el comercio.
    • Por cada compra que realice el usuario, se le acredita el 2% del total en bitcoin en su cuenta.
    • Como premio en cada compra se activa automáticamente la función “Lemon Earn” para generar ganancias semanales en crypto mientras se guarde la moneda digital.
    • No es necesario enviar los fondos a una cuenta de tercero para utilizarla, con solo tener dinero en la aplicación se puede hacer uso de él a través de la tarjeta, lo que le permite al usuario elegir en qué moneda digital debitar en tiempo real.
    • El producto no tiene costo de emisión ni envío ni de mantenimiento.
    • Puede ser utilizado en comercios digitales (Spotify, Netflix o Steam) y físicos que acepten la red VISA en todo el mundo.
    • Los primeros 500 usuarios que recibieron la tarjeta en su prelanzamiento pueden convertir, a través de la app y al instante, sus criptomonedas en pesos para realizar los pagos.
    • A mediados de noviembre, los usuarios van a poder elegir que para hacer sus pagos se debite automáticamente una moneda estable como DAI.
    • Lemon espera cerrar el año con 200.000 tarjetahabientes.

ADEMÁS: MercadoPago analiza ‘de cerca’ la implementación de tenencia y envío de criptomonedas

Con una ayudita de mis amigos

La historia de Lemon es realmente muy corta y se remonta a los inicios de la pandemia, cuando Marcelo Cavazzoli y Borja Martel Seward, junto a otros tres amigos, le escaparon al confinamiento estricto que se instauró en Buenos Aires y “emigraron” hacia la Patagonia argentina.

En San Martín de los Andes, comenzaron a darle forma a un ecosistema cripto, por el cual a través de su app Lemon Cash los habitantes de la región comenzaron a realizar consumos y pagar con criptomonedas en todos los negocios de esa ciudad. Esa experiencia que escaló rápidamente rebautizó a la ciudad como Crypto Valley.

El antecedente más inmediato allí era el ex Patagon y emprendedor Wenceslao Casares, quien tiene propiedades en la región y había comenzado a sembrar su semilla en esa ciudad de 20.000 habitantes. Esa fue una de las razones fundamentales por las que los jóvenes de Lemon decidieron que ese iba a ser su hub de investigación.

Cásares también fue una guía en el camino y les “acomodó las idea” haciéndolos apostar por una vertical a la vez. “Estábamos haciendo muchas cosas y él nos dijo ‘esta vertical que tienen acá funciona, pongan foco en eso y después hagan el resto’”, recuerda Cavazzoli. “Y nos concentramos cien por ciento en la parte cripto y eso fue lo que nos permitió crecer y estar en todo el país. Hoy ya somos 85 en la empresa”.

El interés por el negocio de Lemon no tardó en llegar y Tim Draper, Kingsway Capital,Trampoline Venture Partners (Amagis Capital), Coinbase Ventures, Borderless Capital, Reserve, Draper University Ventures, Celo, Grupo Supervielle rápidamente se fijaron en ellos.

Así es que en su última ronda de inversión, alcanzaron US$16,3 millones de dólares. “Fuimos estratégicamente a buscar a lo mejores aliados y empresas de los dos mundos, de los sectores tradicionales y de los nuevos”, detalla el CEO que actualmente quiere triplicar su crecimiento, aunque no puede dar información de la cantidad de usuarios actuales al encontrarse en el armado de una nueva ronda de financiamiento.

A la vez, asegura que ya están listos para salir al exterior y entre los mercados a los que apuntan se encuentra Chile, Perú, Uruguay, Brasil, México, Colombia y Paraguay. “ Hay que expandirse a la velocidad del mercado”, concluye Cavazzoli.

Le puede interesar: José Luis Espert: ‘El escenario será crítico y habrá espacio para nuestras ideas’

Lorena Guarino

Lorena Guarino

Periodista argentina, especializada en negocios y economía desde hace más de 15 años. Fue editora general de Forbes Argentina y anteriormente se desarrollo en diarios como La Nación, El Cronista Comercial y Buenos Aires Económico e Infobae entre otros.