Brasil

Discurso de Bolsonaro enmascara problemas para vender refinerías de Petrobras

Petróleo Brasileiro SA, como se llama formalmente la productora, todavía es dueña de 13 de las 16 refinerías del país.

Bolsonaro
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — A pesar de que el presidente Jair Bolsonaro ha hablado recientemente de privatizar la joya de la corona de Brasil, el gigante petrolero Petrobras ha tenido problemas incluso para deshacerse de un puñado de refinerías. Y sus posibilidades nunca han sido peores.

Con la demanda mundial de combustible aún tambaleándose por la pandemia y las refinerías cerradas en otros lugares, Brasil está dando a los posibles compradores otra razón para la pausa: Petrobras está sometida a una presión creciente para que venda gasolina y gasóleo más baratos, una práctica que le ha causado decenas de miles de millones de dólares de pérdidas en el pasado y que perjudicaría la competencia. El propio presidente ha clamado a menudo por una reducción de los precios de los combustibles, ya que el país se enfrenta a una inflación de dos dígitos antes de las elecciones del año que viene.

Desde que salió de una enorme investigación por corrupción, Petrobras ha intentado presentarse como un productor gestionado de forma independiente y centrado en los mayores hallazgos de petróleo en aguas profundas de este siglo. Su objetivo es recaudar US$35.000 millones con la venta de activos, incluyendo ocho refinerías, pero hasta ahora sólo ha logrado vender dos de ellas y recaudar alrededor de una décima parte de ese objetivo.

Bolsonaro

Este mes se hizo más claro que el plan de venta de refinerías lanzado en 2017 estaba chocando con una pared después de que Ultrapar Participacoes SA se retirara de un acuerdo para comprar la planta de Refap, señalando la preocupación de que Petrobras vierta gasolina barata en el mercado para ayudar al gobierno a contener la inflación. Los intentos de vender otras dos refinerías a principios de este año también fracasaron.

“No se trata del activo en sí, sino de cómo Petrobras va a fijar el precio de la gasolina en el futuro”, dijo Fernando Valle, que cubre el petróleo y la energía en las Américas para Bloomberg Intelligence. “Su mejor oportunidad es vender este año. Si no, es casi imposible; realmente no pueden hacerlo en un año electoral”.

Petrobras dijo que sigue comprometida con la venta del 50% de su capacidad de refinación, y declinó comentar sobre el impacto de la política en su plan de desinversión.

La venta de la refinería se topa con un muro
Como parte de un plan para reducir la deuda, Petrobras puso en venta ocho refinerías. Hasta ahora sólo ha vendido dos
Refinerías de Petrobras: Verde: vendida
Negro: En venta
Gris: Permanece en Petrobras

El principal contendiente de Bolsonaro en la carrera presidencial de 2022, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, ha dicho repetidamente que Petrobras debería vender combustible por debajo de los precios internacionales. Dado que el gobierno posee más del 50% de las acciones con derecho a voto de la productora, no hace falta mucho más que la decisión de un presidente para cambiar el consejo de administración, la alta dirección y las políticas de la empresa.

El director ejecutivo Joaquim Silva e Luna, un antiguo general del ejército nombrado por Bolsonaro, ha sido interrogado por los legisladores brasileños sobre la reciente subida de la gasolina. El jefe del banco central también se ha quejado de la contribución de la energía a la inflación.

En septiembre, el índice de precios mayoristas de referencia de Brasil subió alrededor de un 25% respecto al año anterior, mientras que los precios al consumidor subieron más del 10% por primera vez desde 2016.

Bolsonaro expresó su frustración con los precios de los combustibles durante una entrevista del 14 de octubre difundida en su página de Facebook. Dijo que lo culpan por los altos precios de los combustibles a pesar de que no tiene control sobre ellos, por lo que flotó la privatización como una solución.

“Es muy fácil: la gasolina sube, culpa a Bolsonaro”, dijo. “Quiero privatizar Petrobras”.

Petróleo Brasileiro SA, como se llama formalmente la productora, todavía es dueña de 13 de las 16 refinerías del país. La venta de ocho de ellas parecía un poco más fácil antes de que el Covid-19 desencadenara un desplome del mercado del petróleo el año pasado, mientras la transición a una energía más limpia ganaba protagonismo.

Tampoco ayuda el hecho de que las relaciones de Brasil con China se hayan agriado bajo el mandato de Bolsonaro, lo que ha reducido las posibilidades de inversión del principal comprador de activos energéticos en las economías emergentes en los últimos años.

Aunque el mundo sigue funcionando principalmente con combustibles fósiles, la transición a una energía más limpia afecta a las perspectivas a largo plazo de activos como las refinerías. Varios fabricantes de combustible de Estados Unidos han cerrado plantas y están ampliando la producción de biocombustibles.

“La aceleración de la transición energética reduce la competitividad y estrecha la ventana para la venta de activos de refinación”, dijo Felipe Pérez, estratega en América Latina de la firma de investigación energética IHS Markit. “Petrobras tendrá que reevaluar su plan de desinversión”.

El caso base de IHS es que la demanda mundial de productos refinados, incluidos los biocombustibles, alcanzará su punto máximo en 2036 y luego caerá por debajo de los niveles anteriores a la pandemia en 2050. En 2026 se habrá puesto en marcha una nueva capacidad de refinado de 6 millones de barriles al día, que dejará fuera de juego a las plantas más sucias y menos eficientes.

Los compradores potenciales de Europa y Asia se han visto presionados para invertir en activos verdes, lo que hace que las refinerías de Petrobras sean aún más difíciles de vender.

“El escenario actual es horrible para la venta de activos”, dijo Rodrigo Leao, economista del Ineep, un instituto de investigación energética.

Con la asistencia de Dave Merrill.