Actualidad

Senado Brasil recomendaría que Bolsonaro sea acusado de homicidio por manejo del Covid-19

El panel encargado de la investigación señalaría al presidente de homicidio en masa y genocidio, según un borrador del informe oficial conocido por The New York Times.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Un comité del Senado de Brasil se prepara para recomendar que el presidente Jair Bolsonaro enfrente cargos de homicidio masivo por su manejo de la pandemia de Covid-19, de acuerdo con extractos del borrador de un informe vistos por el diario estadounidense The New York Times.

El informe sobre la investigación del comité afirma que el mandatario de manera intencional dejó que más de 600.000 brasileños murieran a causa del virus en su apuesta por lograr la inmunidad de rebaño y reactivar la economía del país, dijo el diario.

Además, señalaría al presidente como responsable de genocidio contra indígenas de la Amazonia, donde los hospitales se quedaron sin oxígeno en medio de la pandemia causando que estas poblaciones registraran altas tasas de muertes, destacó.

Ver más: Mercados brasileños se hunden por temor a que programa social rompa regla fiscal

Se espera que los resultados oficiales de la investigación del Congreso, que tomó seis meses, salgan a la luz esta semana y que luego sean sometidos a votación. Sin embargo, el diario asegura que obtuvo acceso anticipado a un borrador y a entrevistas con dos senadores del comité autor de la investigación.

El informe también recomendaría cargos penales en contra de otras 69 personas, entre ellas los hijos del presidente y funcionarios tanto actuales como anteriores de su gobierno. Además, pide a las autoridades brasileñas encarcelar al presidente, bajo las acusaciones anteriores y otras nuevas que incluyen falsificación de documentos y crímenes contra la humanidad.

Acusaciones contra Bolsonaro

En el inicio de la pandemia, el presidente fue señalado de minimizar la amenaza del Covid-19 para la vida de los brasileños, llamándola “pequeña gripe”. Además, mientras que otros gobiernos instauraban restricciones estrictas para controlar la propagación del coronavirus, el presidente alentó a los ciudadanos a no usar mascarillas y a seguir asistiendo a reuniones masivas.

Bolsonaro también se declaró escéptico de las vacunas, bromeó con que convertirían a la gente en caimanes y cuestionó su efectividad. Según el informe, estas serían razones válidas para acusarlo de homicidio en masa.

Según The New York Times, la investigación concluyó que el presidente impulsó medicamentos no probados, como la hidroxicloroquina, incluso después de que se demostrara su ineficacia en la lucha contra el virus; que el gobierno retrasó la vacunación en el país luego de que ignoró más de 100 correos de la farmacéutica Pfizer y que optó por comprar una vacuna no aprobada de la India por un valor excesivo, aunque luego se canceló por sospechas de sobornos.

Ver más: Uber prueba en Brasil función de pagar por menor tiempo de espera

También habría señalado que el presidente y sus aliados promovieron de manera sistemática medicamentos no probados en lugar de prácticas con efectos comprobados como el distanciamiento social y las mascarillas.

No está claro si el informe realmente dará lugar a cargos penales, pero podría representar un nuevo desafío político para Bolsonaro que está teniendo una caída en sus niveles de popularidad de cara a una posible reelección el próximo año.

El presidente anteriormente ha criticado la investigación y ha asegurado que está motivada por temas políticos.

¿Qué seguiría tras la publicación del informe?

Luego de conocerse el informe final, la Cámara Baja tendría que aprobar los cargos contra Bolsonaro y de recibir luz verde, el fiscal general tendría 30 días para decidir si se presentan efectivamente las acusaciones penales o no contra el presidente y los funcionarios señalados.

Si es acusado formalmente, Bolsonaro sería suspendido de su cargo durante 180 días mientras la Corte Suprema decide sobre el caso.

Leidys Becerra

Leidys Becerra

Periodista colombiana con experiencia en cubrimiento de temas locales e internacionales y generación de contenidos digitales. Anteriormente fue productora de noticias para Univision y estuvo en las salas de redacción de El Tiempo y Semana.