Económicamente hablando, el país puede entrar en un periodo de crecimiento constante, si bien no espectacular.

Foto de las celebraciones del día de la independencia en México.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Mi perspectiva con respecto a México es alcista.

Lo he dicho, ya. Me doy cuenta de que mucha gente ve a México como un país peligroso y corrupto, pero los hechos más básicos son los más importantes, especialmente para inversores y economistas: el nivel de ingreso per cápita de México está entre los más altos de las economías emergentes, se nutre de muchas culturas vibrantes y está situado justo al lado de Estados Unidos.

Si mi entusiasmo no es suficiente para que usted se entusiasme con México, escuche a los muchos centroamericanos que dicen que México se está pareciendo demasiado a Estados Unidos, sobre todo en términos de exceso de comercialización. Esta crítica es en sí misma una prueba de progreso. El debate sobre México en Estados Unidos tiende a centrarse en las diferencias entre ambos países. Una perspectiva más amplia es más perspicaz.

Ahora, sobre el crimen y la corrupción: según algunas estimaciones, el 20% del territorio mexicano está controlado por bandas de narcotraficantes, y el país tiene un alto índice de asesinatos. Estos problemas no desaparecerán del todo, aunque solo sea porque reflejan la demanda de drogas por parte del vecino del norte de México.

Pero es probable que se vuelvan más manejables. A medida que México se enriquezca, el gobierno central y los gobiernos estatales podrán establecer un mayor control sobre su territorio. Y aunque Estados Unidos no puede controlar muchos acontecimientos en México, su apoyo financiero al gobierno mexicano proporciona estabilidad.

El gobierno de México también es notoriamente corrupto, y actualmente tiene líderes populistas y especialmente irresponsables. Es probable que esto también mejore con una mayor capacidad del Estado. México tiene ahora una clase media que vota, y espera algo a cambio de los impuestos que paga.

Y hay razones para ser optimistas con respecto a México en la actualidad. Una de ellas es que la globalización económica se ha detenido un poco, y en algunas áreas incluso se ha revertido. En la medida en que los estadounidenses no confíen en las cadenas de suministro chinas, la economía mexicana recogerá parte de la carga. Además, México es el proveedor natural de mano de obra con salarios más bajos para la industria norteamericana. (Su principal problema en este sentido es que sus salarios ya no son tan bajos, pero eso también refleja su progreso).

Y si el turismo en Asia y Europa sigue siendo difícil o incómodo, los estadounidenses visitarán más México y se acostumbrarán a veranear en otros lugares que no sean Cancún. Es probable que algunos de esos hábitos se mantengan.

México, al igual que gran parte de América Latina, también cuenta con un floreciente ecosistema de startups, especialmente en el ámbito del comercio electrónico y la tecnología financiera. Ciudad de México podría acabar siendo la capital tecnológica de América Latina. Eso ayudaría a solucionar uno de los problemas económicos crónicos de México: que las pequeñas empresas deciden mantenerse pequeñas para escapar de las regulaciones y los impuestos. En contraste, empresas tecnológicas exitosas pueden escalarse más fácilmente y se enfrentan a menos regulaciones que las empresas manufactureras.

Otra razón para ser optimistas con respecto a México: datos recientes muestran que los inmigrantes latinos en Estados Unidos se asimilan muy bien. Muchos de ellos tienen herencia mexicana y pueden ser una fuente de capital empresarial y de colaboraciones para México. También son un recordatorio constante de que la prosperidad es posible, y no sólo para los estadounidenses de origen anglosajón.

Llevo casi 40 años viajando a México y cada vez que visito el país parece andar mejor. La prosperidad parece tener una base más amplia, lo que reduce el grado de segregación racial y de color de piel de facto en el país.

Y, a diferencia de gran parte del mundo, México no se enfrenta a problemas de seguridad nacional por parte de rivales potencialmente invasores o atacantes. Esa ventaja puede cobrar cada vez más importancia, a medida que los competidores de México tengan que enfrentarse a problemas procedentes de China, Rusia u otros.

Muchos inversores y economistas han sido indebidamente pesimistas sobre México porque no ha crecido al ritmo de China. A estas alturas, lo mejor es reconocer que probablemente nunca lo hará. Sin embargo, muchos de los países más exitosos del mundo, como Dinamarca, nunca tuvieron grandes rachas de crecimiento como las de China. Por el contrario, han conseguido un ritmo de crecimiento constante con pocas caídas importantes.

México, con sus fuertes conexiones con Estados Unidos, está bien posicionado para lograr ese tipo de estabilidad y crecimiento en las próximas décadas. A diferencia de los años 80, el banco central mexicano está dirigido por tecnócratas bien formados. Incluso durante la pandemia, que golpeó duramente a la economía mexicana, las calificaciones crediticias siguieron siendo aceptables.

“México es la próxima Dinamarca” parece otra de mis opiniones que van deliberadamente en contra del status quo. Sin embargo, por inverosímil que parezca, es una afirmación que finalmente podría hacerse realidad.

--Esta columna no necesariamente refleja la opinión del consejo editorial de Bloomberg LP o de sus propietarios.