Mercados

Mercado del cobre de Londres se encuentra en medio de un apretón histórico

La drástica caída del 88% de las existencias disponibles este mes, la cifra más baja desde la década de 1970, se ha visto impulsada por un flujo constante de pedidos para sacar metal de los depósitos europeos.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El mercado londinense del cobre sigue inmerso en una crisis histórica, ya que la grave escasez de inventarios disponibles hace que los precios alcancen niveles casi récord y que los compradores paguen enormes primas por el metal al contado.

El cobre registrado en los almacenes de la Bolsa de Metales de Londres (LME por sus siglas en inglés) que no está ya marcado para retiro se situó el martes cerca del nivel más bajo desde la década de 1970. La drástica caída del 88% de las existencias disponibles este mes se ha visto impulsada por un flujo constante de pedidos para sacar metal de los depósitos europeos. Y aunque las primas al contado récord deberían empezar a atraer el metal de vuelta a la red de almacenes, hay pocos indicios de que eso esté ocurriendo.

El apretón repentino en la LME es un ejemplo extremo de la escasez de suministros que está teniendo lugar en todos los mercados de materias primas, a medida que el aumento de los costos de la energía pone en peligro la producción y Covid-19 sigue atascando las cadenas de suministro mundiales. Tras restricciones similares en los mercados del estaño y el plomo, los temores por una escasez crítica han llegado a los compradores del mayor mercado de metales básicos.

Esta situación ha contribuido a la subida de los precios: los futuros de referencia han subido un 10% en la última semana y se acercan a un récord. Los contratos al contado han subido aún más y los precios al contado han superado los máximos históricos alcanzados en mayo.

La explosión de los diferenciales ha llamado la atención de la bolsa: la LME dijo el lunes que estaba vigilando de cerca la situación y que tiene opciones para garantizar el mantenimiento de un mercado ordenado.

“Esta es una situación extrema”, dijo por teléfono desde Londres Oliver Nugent, analista de metales de Citigroup Inc. “En todos los mercados de metales, uno de los grandes temas ha sido que los consumidores quieren aumentar sus inventarios de trabajo y eso ha generado gran parte de la tensión”.

Disminución de las existencias 
Los inventarios mundiales de cobre se han desplomado
Gris: Inventarios de cobre de la LME
Azul: SHFE
Verde: Comex

El creciente diferencial entre los contratos al contado y los futuros se conoce como backwardation y puede crear enormes problemas tanto para los consumidores, cuyos contratos de compra suelen referirse a precios al contado, como para los inversores que han vendido futuros y necesitan recomprar sus posiciones antes de que expiren.

Esta situación sin precedentes significa también que cualquiera que tenga metal en sus manos podría obtener una rentabilidad anualizada de aproximadamente 40% vendiendo su metal a través del contrato al contado y recomprándolo más tarde a través de los futuros a tres meses. Hasta ahora, ese enorme incentivo de entrega no está atrayendo mucho metal al sistema de almacenes de la LME, pero eso probablemente cambiará pronto, dijo Nugent.

“Es muy probable que veamos más metal desviado a la bolsa”, dijo. “Es difícil ver una motivación mayor que la de entregar metal a la LME”.

Tras una pequeña entrega el lunes, las existencias en la bolsa volvieron a disminuir el martes, alcanzando sólo 15.225 toneladas, a poca distancia del mínimo de 47 años alcanzado la semana pasada. El diferencial entre contado y tres meses cotizaba el martes a US$740 la tonelada, tras cerrar el lunes a un récord de US$1.103,50 la tonelada.

Ver más: Oferta de cobre es impulsada por acuerdos salariales en Chile