Londres,  Inglaterra
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Apostar por la “muerte de las ciudades” después del Covid-19 siempre pareció algo un poco extremo: la Atenas clásica sobrevivió a plagas y desastres mucho peores. Sin embargo, lugares como Londres y París tienen que afrontar una vez más el riesgo de convertirse en enclaves para los ricos.

A pesar de que las cicatrices de confinamientos pasados mantienen al turismo en niveles moderados y a algunos trabajadores en lugares remotos, los precios de las viviendas en las ciudades europeas son tan burbujeantes como antes de Covid-19. Los bienes raíces en Londres y París pueden haber aumentado en menor proporción al de los suburbios amigables con el trabajo remoto, pero aún están lejos de ser asequibles. Un trabajador altamente calificado necesita 16 años para ahorrar lo suficiente para un apartamento de 60 metros cuadrados en París, según UBS. Mientras tanto, en los barrios más caros de Londres, los alquileres han vuelto a los niveles previos a la pandemia. Las tasas hipotecarias se han hundido en ambos mercados.

Sí, el trabajo remoto ha disminuido la demanda de espacio para oficinas y eventualmente también debería suavizar la demanda de viviendas, pero aún no está sucediendo. Además, mire las calles de la ciudad y verá cómo el espléndido aislamiento de la élite “Zoomocracia” suburbana ya está comenzando a ser contraproducente: el cambio al trabajo “híbrido” en el hogar y la oficina hace que los conductores viajen a la ciudad en momentos cada vez más aleatorios. La congestión del tráfico durante el último mes en París y Londres ha sido incluso peor que en el período comparable de 2019, según TomTom. Después de todo, las ciudades todavía son los lugares donde están los trabajos, especialmente cuando se trata de servicios de alta calificación: Google Inc. anunció recientemente un campus de más de 650.000 metros cuadrados en San José.

Burbuja inmobiliaria citadina

Las calles concurridas y los apartamentos caros podrían haber sido alguna vez un indicador del éxito metropolitano. ¿Qué alcalde no querría un problema del primer mundo como lo es un nivel demasiado elevado de demanda? Pero eso solo tiene sentido si las ciudades continúan atrayendo talentos creativos y aspirantes que puedan mantenerlos productivos. Se convierte en un problema importante cuando los trabajadores y los jóvenes se ven afectados, afianzando el dominio de las personas ya establecidas. Incluso antes del Covid-19, las principales ciudades se estaban reduciendo.

El riesgo ahora es que los centros urbanos no logren recuperar los beneficios de la densidad y la aglomeración (por ejemplo, empresarios, creación de empleo y riqueza) se vuelvan menos atractivos a la hora de luchar por el talento. Las ciudades que se marchitan terminarán perdiendo valiosos ingresos, lo que les dificultará llevar a cabo sus visiones para un futuro más verde y más justo, como el objetivo de París de ofrecer a los residentes todos los servicios públicos que necesitan a 15 minutos o menos de distancia de su puerta.

La desigualdad persistente también aumenta el riesgo de políticas públicas contraproducentes, ya sean mecanismos defectuosos como límites de alquiler o algo mayor. El Brexit, que algunos han relacionado con la división en la riqueza inmobiliaria del país, ha contriuido a los recientes problemas de la cadena de suministro de Londres al ahuyentar a los trabajadores. Más de 200.000 ciudadanos de la UE abandonaron el Reino Unido solo el año pasado, según la Oficina de Estadísticas Nacionales. El Brexit también ha reasignado a decenas de banqueros millonarios a centros financieros de la zona euro, lo que ha impulsado los propios auges de esas ciudades y ha amenazado con recortar la recaudación de impuestos de la ciudad.

Banqueros millonarios

¿Qué debería hacerse? Las desigualdades del mercado de la vivienda son demasiado numerosas para abordarlas de una sola vez. Incrementar la oferta mediante la construcción de más viviendas y, al mismo tiempo, frenar la demanda mediante restricciones crediticias, regulación y política fiscal, requerirá tiempo y coraje político. Los banqueros centrales pueden estar aplicando los frenos a los estímulos de emergencia, pero lentamente.

Debería haber al menos más incentivos para convertir los bienes inmuebles comerciales en exceso y de calidad relativamente baja en viviendas. Esto no es algo que el mercado hará automáticamente, especialmente en ciudades donde un hotel podría ofrecer retornos de inversión más atractivos. Por lo tanto, el estímulo financiero debe venir de arriba.

Mejores y más extensas conexiones de transporte público aliviarían la congestión del tráfico y facilitarían que los trabajadores que dejen la ciudad sigan trabajando y generen riqueza allí. Las bicicletas y los scooters eléctricos están bien para viajes cortos, pero tienen un largo camino por recorrer antes de convertirse en los medios de transporte dominantes. El proyecto “Gran París”, que está construyendo 200 kilómetros de nuevas líneas ferroviarias y 68 nuevas estaciones, es donde se encuentra el futuro de la capital francesa, dice Jean-Louis Missika, ex subalcalde de la ciudad. Otras ciudades deberían prestar atención a la lección.

Y en lugar de esconderse detrás de brillantes informes arquitectónicos, los funcionarios de la ciudad deben escuchar a sus propias comunidades. Londres y París son nuevamente casos interesantes para estudiar: una encuesta realizada por King’s College London, la Universidad de París e Ipsos MORI encontró que a la capital del Reino Unido tiene resultados peores al consultarse sobre personas que actúan de manera ofensiva hacia las mujeres, mientras que la capital francesa es menos positiva sobre los inmigrantes. Las iniciativas para mejorar los entornos urbanos deben tener en cuenta estos hallazgos. La vivienda es solo un aspecto que podría alejar a los futuros trabajadores y empleadores.

Atenas tardó 15 años en recuperarse de la peste, según Tucídides, pero los cismas en la sociedad duraron mucho más. Las ciudades deberían darse cuenta de que, incluso sin morir, podrían convertirse en víctimas de su propio éxito.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.