Economía

Colombia está en “una situación privilegiada” en medio de crisis energética

Suramérica podría comenzar a sentir los efectos de la crisis en medio de una sequía récord en mercados como Brasil. ¿Qué le espera a Colombia?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bogotá — Colombia está en “una situación privilegiada” en medio de la crisis energética mundial gracias a que el país no depende de gas natural importado para la generación de energía eléctrica y además los embalses se encuentran en un “muy buen punto”, destacó en una entrevista con Bloomberg Línea el ministro de Minas y Energía colombiano, Diego Mesa.

“Estamos en una situación privilegiada, por un lado nosotros no dependemos de gas natural importado para la generación de energía eléctrica entonces no nos afecta el precio en los mercados asiáticos y europeos, y dos, la temporada de lluvias se ha extendido y hoy estamos con el embalse agregado en niveles históricos, por encima del 85 %”, mencionó.

“Eso hace que tengamos mucha suficiencia en materia de energía eléctrica porque en casi tres cuartas partes dependemos hoy de las hidroeléctricas”, afirmó el ministro, quien también se refirió a que hay una probabilidad de que la temporada de lluvias se extienda por el fenómeno de La Niña.

Ver más: La crisis energética global es la primera de muchas en la era de la energía limpia

“Entonces estamos bastante bien y es paradójico porque la temporada de lluvias aquí contrasta con una sequía muy fuerte en Brasil, que también depende del recurso hidroeléctrico. En Brasil puede haber problemas en materia de energía eléctrica en los próximos meses”, aseguró.

El futuro energético del país hoy se soporta en el proyecto de Hidroituango y las previsiones apuntan a que en junio del 2022 ya esté la primera turbina funcionando y la segunda en noviembre de ese año si se cumple con el cronograma, aunque el futuro de los contratistas y la posibilidad de que sean remplazados genera incertidumbre sobre la entrada en operación.

Ante la posible “materialización del riesgo identificado”, EPM prepara desde el año pasado un plan de mitigación de los posibles impactos en este megaproyecto que va a representar más de 2.000 megavatios de capacidad instalada cuando esté en operación.

Mesa analizó que en el caso europeo la crisis energética ocurre por una confluencia de diferentes factores. En primer lugar, “los países en donde se ha incrementado de manera desproporcional el precio de la energía” decidieron “sacar del mercado plantas de carbón y dejaron toda su generación térmica en gas natural”.

Y “el gas natural, a raíz de la reactivación económica y una mayor demanda en el mercado asiático, ha venido sufriendo unos incrementos, pero sobre todo del gas natural licuado que es el que se consume en Europa y Asia”.

En este sentido, afirmó que el “incremento desmedido” del precio del gas se traslada directamente al sector eléctrico porque en países como España “cerca del 35 % o 40 % de la generación de energía eléctrica depende de gas”.

Ver más: La crisis energética mundial está a punto de llegar a Sudamérica

“Entonces cualquier incremento de gas se traslada al tema eléctrico, y eso ha confluido tanto en España como en Inglaterra que han tenido un menor régimen de vientos para la época”, dijo el ministro de Minas y Energía colombiano.

“Allá el viento es variable, en esta época del año es cuando menos viento hay, pero se les ha prolongado esa falta de viento por más tiempo de lo normal. Y esos dos factores han hecho que se dependa aún más de lo normal de las plantas de gas natural, que como lo discutíamos tiene el incremento en el precio”.

Ya en el caso de Asia se tiene que ha habido dificultades en el suministro de carbón, lo que genera una alteración dado que en esa región “aún este se utiliza mucho para la matriz energética”.

Según Mesa, “el precio del carbón ha venido subiendo de manera considerable, cerca del 194 % para el carbón térmico en el caso colombiano este año, pero ha habido también disrupciones en el suministro de los países que abastecen a Asia como es el caso de Mozambique, Australia e Indonesia”.

Según cifras oficiales, la producción comercializada de gas en Colombia totalizó 1.061 millones de pies cúbicos por día (mpcd) en agosto pasado, 4 % más frente a lo registrado en el mismo mes de 2020 (1.020 mpcpd).

Ver más: 5 claves para entender el impacto de la crisis energética global en Argentina

En lo corrido del año hasta agosto la producción promedio de gas se ubicó en 1.076 millones de pies cúbicos por día (mpcpd), un incremento del 5,8 % frente a los 1.016 mpcpd reportados en el mismo período del 2020.

Entre tanto, la producción de carbón totalizó 13,6 millones de toneladas en el segundo trimestre, un avance del 39,9 % frente al mismo período del año pasado, según cifras oficiales.

La demanda internacional del carbón está siendo jalonada por “la escasez de gas natural, un mayor consumo eléctrico por las olas de calor en Asia y la recuperación económica de las grandes potencias”, apuntó el Ministerio de Mina y Energía en un reciente informe.

El Ministerio destacó además “la recuperación en la producción de carbón térmico en Cesar y La Guajira con un aporte de 7,46 millones de toneladas (54,74 %) y 5,36 millones de toneladas (39,33 %), respectivamente”. No obstante, matizó que “aún queda camino por recorrer frente a los resultados prepandemia”.

Daniel Salazar Castellanos

Daniel Salazar Castellanos

Profesional en comunicaciones y periodista con énfasis en economía y finanzas. Becario de EFE en el programa de periodismo de economía de la Universidad Externado, Banco Santander y Universia. Exeditor de Negocios en Revista Dinero y en la Mesa América de la agencia española de noticias EFE.