Mercados

Crisis mundial del gas se está trasladando a mercados de petróleo, según AIE

La crisis está afectando a las industrias que consumen mucha energía y amenaza con frenar el crecimiento del PIB e impulsar la inflación.

gas
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La escasez de gas natural en Europa y Asia está impulsando la demanda de petróleo, profundizando lo que ya era un considerable déficit de oferta en los mercados de crudo, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El crudo ha subido por encima de los US$80 el barril, el nivel más alto de los últimos tres años, a medida que los operadores prevén que los precios récord del gas estimularían el consumo de otros combustibles, sobre todo para la generación de energía. Eso ya está ocurriendo y podría añadir unos 500.000 barriles diarios al uso de petróleo de media en los próximos seis meses, dijo el jueves la AIE.

“La aguda escasez de gas natural, GNL y carbón, derivada de la creciente recuperación económica mundial, ha desencadenado una precipitada subida de los precios de los suministros energéticos y está provocando un cambio masivo hacia los productos petrolíferos”, dijo la AIE. “Los datos provisionales de agosto ya indican que hay una demanda inusualmente alta de fueloil, crudo y destilados medios para las centrales eléctricas en varios países, incluida China”.

El último análisis de la agencia, que asesora a los países industrializados en materia de política energética, muestra cómo la aguda escasez de gas natural se está extendiendo a otros mercados y a la economía en general. La crisis está agravando el actual déficit de oferta de petróleo, lo que podría desbaratar el cuidadoso plan de la OPEP de reactivar gradualmente la producción inactiva. La crisis está afectando a las industrias que consumen mucha energía y amenaza con frenar el crecimiento del PIB e impulsar la inflación.

Cambio masivo
El cambio de precios del gas al petróleo agrava el déficit de suministro de crudo a nivel mundial. 
Naranja: Estimación de septiembre del déficit/superávit de la oferta mundial
Blanco: Estimación de octubre

La AIE elevó su estimación de crecimiento de la demanda para este año en 300.000 barriles diarios, hasta 5,5 millones de barriles diarios, y la aumentó ligeramente para 2022, hasta 3,3 millones de barriles diarios. El efecto del cambio petróleo-gas se notará sobre todo este trimestre y el siguiente, según la agencia.

Ver más: Catar, mayor exportador de gas licuado, está “descontento” con los precios del gas natural

La crisis del gas no es del todo positiva para el consumo de petróleo. El aumento de las estimaciones de la demanda de la AIE se vio atenuado por unas perspectivas más débiles para el PIB, derivadas principalmente de los problemas de la cadena de suministro y del aumento de los costes de la energía.

“El aumento de los precios ha afectado a toda la cadena energética mundial”, dijo la AIE. “El aumento de los precios de la energía también está aumentando las presiones inflacionarias que, junto con los cortes de electricidad, podrían provocar una menor actividad industrial y una ralentización de la recuperación económica”.

La agencia señaló que la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) se aferraron a su plan de aumentar la producción en 400.000 barriles diarios “a pesar de los llamamientos de los principales países consumidores a favor de un incremento más sustancial”.

La OPEP+ no dio señales de desviarse de su plan. En su intervención en la Semana de la Energía de Rusia, en Moscú, el ministro saudí de Energía, el príncipe Abdulaziz bin Salman, reiteró su compromiso con una reactivación gradual y escalonada del suministro inactivo. La crisis en la que están sumidos otros mercados energéticos demuestra el buen trabajo realizado por el grupo en la regulación del petróleo, dijo.

La producción mundial de petróleo aumentará en unos 2,7 millones de barriles diarios desde septiembre hasta finales de año, a medida que la OPEP+ siga deshaciendo sus recortes y la producción estadounidense se recupere de los daños causados por el huracán Ida, según la AIE. Incluso con estas adiciones, el mercado tendrá un déficit de oferta de unos 700.000 barriles diarios durante el resto de este año, antes de volver a tener un superávit a principios de 2022, según la AIE.