Viajes

Estadounidenses que temen viajar durante festividades se quedan más cerca de casa

El Covid-19 hizo que muchos no se plantearan las vacaciones hasta que se dio una tregua de este año. La ola delta ha hecho que parte de esa cautela vuelva.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La ola de Covid-19 que fue impulsada por la variante delta parece haber dejado su huella en los estadounidenses que considerarían viajar para sus vacaciones. A pesar de que la mitad del país está vacunada y los datos muestran que las altas tasas de infección comienzan a caer, la “frenética demanda de viajes” parece estar disipándose, según la firma de investigación de mercado Destination Analysts. El grupo ha estado encuestando a unos 1.200 estadounidenses sobre viajes durante la pandemia.

Si bien las aerolíneas prevén una temporada de vacaciones completa en cuanto a reservas, la mayoría de los viajeros encuestados dijo que la más reciente ola afectó su interés por viajar, según la última encuesta de la compañía, realizada entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre.

Más del 68% de los encuestados dijeron que estaban planeando o considerando un viaje, pero ese porcentaje es menor que el 78,7% de junio. La proporción de personas que están en la categoría que la firma califica como “en un estado mental listo para viajar” (lo que significa que ya están viajando o están listas para hacerlo) también disminuyó durante ese período.

“Pareciera realmente que los estadounidenses están posponiendo los planes de viaje”, dijo la CEO de Destination Analysts, Erin Francis-Cummings. En las últimas semanas, “la tendencia parece haberse estabilizado, aunque sigue en niveles inferiores a los que estábamos a principios del verano en el Hemisferio Norte de 2021″.

Más del 23% de los encuestados dijeron que habían cancelado un viaje cercano en el tiempo debido a la pandemia y la amenaza de la variante delta, y casi el 27% pospuso un viaje por la misma razón. La proporción que informó tener planes de viaje para octubre y noviembre también se redujo, aunque ha habido algunos aumentos para diciembre, dijo Francis-Cummings.

Hopper, una compañía de datos que hace recomendaciones de viaje personalizadas basadas en algoritmos, proyectó en su pronóstico más reciente que la cantidad de pasajeros que pasan por puntos de control de aeropuertos de EE.UU. será aproximadamente del 75% de los niveles de 2019 para el Día de Acción de Gracias y del 80% para Navidad.

No obstante, se espera que las cifras para ambas fechas sean aproximadamente el doble de las de la misma época en 2020, cuando tuvo lugar la peor ola de infecciones en EE.UU.

Dado que dos tercios de los viajeros esperan que el Covid-19 siga siendo una preocupación durante los próximos años, personas que consideran tomarse vacaciones están buscando formas no tradicionales de ver a sus seres queridos en persona de forma segura, o simplemente de escaparse durante las fiestas. Esto supone un gran cambio con respecto a 2020, cuando la gente se atrincheraba y organizaba celebraciones virtuales de Zoomsgiving (acción de gracias a través de Zoom) y pequeñas reuniones distanciadas para las grandes ocasiones de fin de año, si es que se reunían.

Este año, las reservas a corto plazo están de moda, en parte porque ofrecen a la gente la posibilidad de viajar evitando las terminales abarrotadas, los hoteles y, por supuesto, los aviones. La tendencia es un eco de los patrones de viaje que surgieron durante el verano de 2020, cuando los viajes a través del país y el alquiler de vehículos recreativos se hicieron populares.

Las reservas de alquiler a corto plazo para el Día de Acción de Gracias en EE.UU. han aumentado un 302% en comparación con el año pasado, y un 93% con respecto a 2019, según las cifras recopiladas por la empresa de software de gestión de propiedades Guesty. Los precios han aumentado en consecuencia, subiendo un 19% con respecto a hace un año y un 58% con respecto a los tiempos anteriores al Covid-19. La compañía también dijo que el 93% de las reservas en todo EE.UU. han sido realizadas por viajeros nacionales, en comparación con el 80% en 2020 y el 72% en 2019.

Las Navidades están siendo aún más competitivas, con volúmenes que se dispararon un 469% respecto a 2020 y un 157% respecto a 2019. Las tarifas son un 53% y un 80% más altas, respectivamente. Es probable que sean las vacaciones más caras en EE.UU. este año, según la compañía.

“Las prioridades de viaje han cambiado en el último año, y los estadounidenses están dispuestos a gastar más tiempo y dinero durante las vacaciones con la familia y los amigos después de casi dos años de reuniones navideñas canceladas o cautelosas”, dijo el director de operaciones de Guesty, Vered Schwarz.

La pandemia ha hecho que los alquileres a corto plazo sean populares para muchos que buscan escapar de las multitudes o trabajar a distancia en nuevos lugares, dijo Schwarz. El volumen de reservas ha aumentado mes a mes en el último año, y las empresas de gestión de propiedades están “constantemente operando a plena capacidad”, dijo. La situación es especialmente intensa fuera de las zonas urbanas, en los pueblos de montaña, del desierto y de la costa. Las tarifas de los alojamientos en general han subido este año, según Expedia.

“Los consumidores se están dando cuenta de que los alquileres vacacionales están siendo muy solicitados, lo que hace que reserven estancias con más antelación para las festividades”, dijo Schwarz.

Para los que miran más allá, las tarifas de los alquileres a corto plazo para la víspera de Año Nuevo son alrededor de un 23% más altas que en 2020 y hace dos años, lo que supone un menor impacto que el de Acción de Gracias y Navidad. Pero eso podría cambiar a medida que se acerque diciembre y más personas concreten sus planes.

Además, podría haber competencia desde el extranjero, ya que, a partir de noviembre, EE.UU. permitirá la entrada de la mayoría de los viajeros extranjeros siempre que estén completamente vacunados. En Hopper, las reservas de vuelos de ida y vuelta desde Europa se dispararon un 160% el día del anuncio, según la empresa.

Con la asistencia de Justin Bachman.