Economía

Canje de deuda por acción climática: ¿es factible la propuesta de Argentina al FMI?

Mientras avanzan las negociaciones entre el Gobierno y el fondo por la reestructuración de la deuda, el Presidente insiste en incorporar mecanismos que incluyan la lucha contra el cambio climático. ¿Es posible? ¿Qué piensa el FMI? Opinan los expertos.

Alberto Fernández. El mandatario sostuvo que "el reloj de la destrucción planetaria no se va a detener sino actuamos ahora".
Tiempo de lectura: 4 minutos

Buenos Aires — El 8 de septiembre pasado, el presidente Alberto Fernández jugó una carta que hasta esa fecha no había mostrado en el marco de las negociaciones con el FMI para reestructurar los vencimientos de deuda.

Con John Kerry ─Enviado presidencial especial de los Estados Unidos para el Clima─ como invitado, en el marco de la Cumbre Latinoamericana sobre Cambio Climático, el presidente Alberto Fernández propuso “pensar mecanismos innovadores para reconstruirnos mejor” y mencionó, como salida a la crisis financiera que atraviesan numerosos países en vías de desarrollo, la posibilidad de acordar “canjes de deuda por acción climática, los mecanismos de pago por servicios ecosistémicos y el concepto de deuda ambiental”.

VER MÁS: Alberto Fernández planteó extender los plazos de pago al FMI a cambio de acciones climáticas

Para darle más entidad a la propuesta, la incluyó entre los reclamos que desarrolló en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde también pidió que los Derechos Especiales de Giro (DEG) “den lugar a un gran acto de solidaridad ambiental que incluya a los países de bajos ingresos y a los países de renta media con alta vulnerabilidad climática”.

            • Respaldo: El mandatario argentino incorporó a las negociaciones una arista que ha sido explorada por varios organismos internacionales, y que también tendría el visto bueno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, actor clave en este entramado, y quien prioriza la agenda ambiental.
            • Contexto: La novedad en el discurso de Argentina no es una novedad para el FMI, que incorporó esta temática en su agenda hace varios años.
            • Sí, pero: No hay ejemplos concretos de este tipo de negociaciones en casos con volúmenes de deuda como los que contrajo la Argentina: US$49.000 millones, de los cuales US$19.000 millones vencen en 2022.
            • Antecedente: En 2015 las Islas Seychelles, ubicada en África Oriental, logró firmar un acuerdo único en el cual el FMI condonó su deuda externa de casi US$22 millones a cambio de que el país haga más para proteger sus océanos. Para 2020, Seychelles pasó de proteger el 0,04% de sus aguas al 30%.

En 2022 vencen US$19.000 millones del préstamo a la Argentina del FMI.

Análisis

“Hoy por hoy es la mejor carta que tiene Argentina, porque la política de Estados Unidos al respecto pareciera muy decidida, tanto a nivel interno como a nivel externo”, señala Ivan Buffone, socio de la consultora Business & Sustainability.

Carlos Gentile, consultor en cambio climático y desarrollo sustentable en CICLA y exsecretario de Ambiente de la Nación, advierte: “Estados Unidos apoya esta discusión, eso no significa que apoya concretamente a Argentina para que se condone deuda, pero si respalda esta conversación”. Y agrega que “hay una movida internacional para linkear ambas acciones, sobre todo en el marco de la post pandemia. El FMI ve esto como algo factible, y los organismos internacionales también. No es una idea que sale de un Gobierno”.

ADEMÁS: Estos son los primeros 9 argentinos involucrados en los Pandora Papers

En 2022 vencen US$19.000 millones del paquete prestado por el organismo internacional. ¿Cuánto alivio podrá brindar un acuerdo que vaya en este sentido?

No va a ser de ninguna manera por US$48.000 millones”, señala Gentile, pero aporta que, entre lo que están evaluando los organismos internacionales, no se descarta “que la plata no vaya al proyecto específico y que entre al tesoro, y que eventualmente se apalanque con otros gastos del presupuesto”.

¿Qué tipo de acuerdo se puede alcanzar?

Buffone explica que Argentina puede “lograr una alivio para deuda ya contraída ─menor tasa, mayor plazo, mejores condiciones─ o nuevos esquemas de financiamiento”, y que a cambio figuran una serie de opciones: “Protección de bosques, de océanos, de huella de carbono. Pero también impulso a producción sostenible, acceso a transferencia de tecnología para producir e insertarse en cadenas de valor, no sólo conservar sino también desarrollarte”.

Gentile cuenta que la propuesta del gobierno es “deuda por clima, es decir, acciones que estén apuntadas a la mitigación o adaptación del cambio climático”. Y explica: “Si es canje de deuda por clima tenés una guía concreta de 70 medidas específicas de la NDC presentada en 2016, y esta gestión debería presentar nuevas medidas asociadas a la NDC presentada el año pasado”.

“No te van a dar un cheque en blanco”, insiste Gentile y señala que “no te van a depositar plata en el tesoro y confiar en que lo vas a invertir en la agenda ambiental, sino que tenés que presentar planes consistentes con un sistema de monitoreo y verificación concreto”.

¿Qué piensa el FMI?

Las economías en desarrollo con capacidad fiscal limitada podrían beneficiarse de instrumentos alternativos, entre ellos, seguros frente a catástrofes y canjes de deuda por actividades de protección del medio ambiente, diseñados para movilizar recursos para inversiones en infraestructuras resilientes y medidas de conservación medioambientales y, al mismo tiempo, reducir la carga de la deuda”, dice un documento del Fondo Monetario Internacional, en su sección “diálogos a fondo”, publicado el 17 de febrero de este año y titulado “La vulnerabilidad al cambio climático perjudica las calificaciones crediticias de la deuda soberana”.

POR SI TE INTERESA: DIA anuncia una inversión de más de U$S 115 millones en Argentina

Como argumentan los especialistas consultados por Bloomberg Línea, el FMI considera estas alternativas. Y el documento en mención lo confirma. Los analistas del organismo señalan que “la resiliencia de un país al cambio climático puede tener un efecto directo sobre su solvencia crediticia, sus costos de endeudamiento y, en última instancia, la probabilidad de incumplimiento de su deuda soberana”.

El texto vincula además “la vulnerabilidad al cambio climático con el riesgo de incumplimiento soberano” y da ejemplos de conexión entre “los shocks climáticos y los rendimientos de los bonos soberanos”.

Teniendo en cuenta el consenso entre economistas de que los US$19.000 millones que vencen con el FMI en 2022 son impagables para el país, y de que un default con el organismo sería sumamente dañino para la economía, Argentina seguirá apostando fuertemente a esta carta novedosa.

Consultá el Monitor COVID-19 de Bloomberg Línea

Mariano  Espina

Mariano Espina

Periodista argentino, especializado en política. Trabajó previamente en las redacciones del diario El Economista y el portal Data Clave. Licenciado de periodismo de la Universidad de El Salvador.