Negocios

Exhibidores de cine en Colombia anticipan cambios tras fuerte contracción de 2020

Los ingresos de taquilla en 2020 cayeron más de cuatro quintas partes de un año a otro, hasta los US$28 millones.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bogotá — La exhibición de cine será una de las cadenas de la industria con más desafíos tras la pandemia, pues mientras la producción “tiende a aumentar por la cantidad de plataformas digitales”, esta se resiente por el nivel de los contenidos que se producen.

“Sino se mantiene el nivel de producción que tradicionalmente se ha tenido va a ser más difícil para el exhibidor porque este vivía en un 60 % o 70 % de las producciones grandes”, opinó en una entrevista con Bloomberg Línea el empresario Munir Falah, presidente y CEO de Cine Colombia.

Además, se refirió a “las ventanas”, como se llama comúnmente en la industria al tiempo que transcurre desde que se exhibe una película en una sala de cine y posteriormente se hace en televisión abierta, paga o en una plataforma.

Tradicionalmente todos los años eso se ha mantenido en 90 días. No sabemos cómo va quedar después de la pandemia. Van a ver cambios importantes. Las plataformas digitales independientes como la nuestra son relativamente pequeñas, jamás vamos a poder competir con las plataformas de los estudios de Hollywood”, comentó.

Ver más: ADN de las empresas colombianas: ¿cuáles quedan 100 % locales?

El reporte PwC Global Entertainment & Media Outlook 2021–2025 concluye que la industria cinematográfica colombiana “sufrió una enorme contracción en 2020, con una caída de los ingresos de taquilla de más de cuatro quintas partes de un año a otro, hasta los US$28 millones”.

“Se espera que los ingresos de taquilla se recuperen a una tasa de crecimiento anual del 42,2 % entre 2020 y 2025, momento en el que se situarán en US$163 millones, el mismo total alcanzado en 2018″, destaca.

La realidad de la industria

Cine Colombia, que perdió cerca de $70.000 millones el año pasado por cuenta de la pandemia, apeló a un cambio de estrategia y apalancó su operación con un monto de $400.000 millones que adquirió como deuda.

“No es que no nos agrade cómo vamos en 2021, porque entendemos la situación y yo diría que el público colombiano ha reaccionado, obviamente a unos niveles más pequeños, estamos haciendo una cifra cercana al 35 % o 30 % de lo que se hacía en 2019, pero en 2021 vamos a perder una cifra cercana al 50 % del valor de 2020”.

Durante la crisis, la empresa adoptó “un proceso inmediato de renegociaciones de todo tipo” porque tenía “facturas, deudas y contratos a nivel nacional e internacional”.

“Nos concentramos en el manejo exclusivamente del flujo de caja (…), el PyG (la cuenta de pérdidas y ganancias) era un resultado que ni siquiera mirábamos. Previmos que esto iba a ser de lago plazo, no sabíamos qué tanto, pero tomamos una deuda sin necesitarla en ese momento que nos permitió precisamente llegar a los quince meses”, dijo el ejecutivo.

Los ingresos del cine se contrajeron a niveles sin precedentes debido a la pandemia, cambiando la cara de la industria, ahora con los cines físicos y el streaming buscando coexistir. Sin embargo, las señales del regreso de los cines ya se ven, y se espera recuperación en el sector tras la caída causada por las crisis del 2020.

—  PwC Global Entertainment & Media Outlook 2021–2025

Yo soy enemigo de la deuda y siempre lo he sido y Cine Colombia lo hemos manejado siempre con muy poca deuda, casi nada. Tuvimos la fortuna de que al no estar endeudados en ese momento salimos al mercado local con dos o tres entidades y logramos tomar créditos grandes. Este es el nivel de endeudamiento más alto que ha llegado a tener Cine Colombia en su historia”, amplió.

Cuestionado sobre los modelos de negocio que adoptó Cine Colombia en la pandemia, se refirió a los domicilios y a la plataforma digital que seguirá vigente, en tanto que los autocinemas se despiden con el desmonte de la última pantalla en Cali.

“Algunos de estos servicios no nos daban rentabilidad, perdíamos. La plataforma digital no lo miramos desde el punto de vista de rentabilidad porque no lo es, la parte de domicilios, al contrario, generaba unos ingresos, pero todo se lo llevaba la operación y los autocines era algo que se defendía, pero es que eran solo tres en el país (Bogotá, Chía y Cali)”.

Respecto a la estrategia, Munir Falah subrayó el foco en la intuición, así como “tener un poco más de paciencia y no demorar las decisiones. Uno nunca tendrá todos los elementos de juicio necesarios para tomar la decisión correcta, pero hay que tomarla (…). La verdadera esencia de las empresas y de las personas la conoce uno en estas coyunturas”.

Los momentos más duros de la pandemia

Uno de los episodios más “dolorosos” para la compañía fue haber tenido que cerrar a finales de 2020 su Múltiplex en el centro comercial El Edén, en el que invirtió cerca de $38.000 millones.

Durante los cerca de cuatro meses que duró la negociación, el empresario contó que llegó a ofrecer hasta el 20 % de los ingresos sobre el espacio porque “no se sabía cuáles iban a ser las ventas en el 2022, en el 2023, en el mismo 2021”.

“De tal manera que si me iba bien le iba bien al arrendador, si me iba mal yo entregaba el 20 % de esos ingresos. Pero no ponerle un mínimo garantizado. Esa fue mi filosofía de negociación. Simplemente. Yo diría que no pudieron dimensionar el problema, no sé qué pensaban en ese momento, entonces no pudimos llegar a un acuerdo y nos acogimos al acuerdo 797 que había expedido el Gobierno precisamente para aquellos arrendatarios que no pudieron ponerse de acuerdo con el arrendador”, dijo en la entrevista.

Munir Falah mencionó que “desafortunadamente el centro comercial no estuvo a la altura” como pensaban que lo iba a estar. En cambio, destacó la posición de Viva Envigado y Viva Villavicencio, “donde fue el mismo Éxito” el que los llamó a ofrecerles un alivio inmediato. “Inclusive, le voy a ser franco, por algunos meses no nos cobraron arrendamiento, se comportaron muy correctamente”.

Ver más: La surcoreana Kia inaugurará planta en Cota tras inversión de US$4 millones

Entre otros retos mencionó haber tenido que cerrar la división de Primera Fila, detener la construcción de la nueva sede administrativa en la que habían destinado $70.000 millones y haber tenido que renegociar y cancelar indefinidamente el contrato de tercera dimensión que tenían con una compañía estadounidense.

Otro impacto de la coyuntura fue la reducción de la plantilla en cerca de un 50 %, aunque señaló que los empleados “se fueron con un paquete económico muy interesante, muy por encima de lo que normalmente sería una indemnización (…) el plan fue tan atractivo que un gran número de personas se acogió a él”.

A la expectativa

El ejecutivo dijo que por ahora “no hay planeación a mediano o largo plazo”, pues todavía tienen que ver cómo evoluciona la pandemia y el proceso de vacunación.

“De 10 proyectos que teníamos en desarrollo cancelamos cinco indefinidamente, los otros cinco, por lo que estaban en desarrollo, sí decidimos continuar y los estamos desarrollando y por hora no tenemos otro proyecto, no va a haber ninguna novedad, excepto tener unas magnificas salas de cine, poder ofrecer un excelente servicio y tener unos protocolos de bioseguridad superiores a los de la industria en Colombia y a nivel mundial”.

Respecto a la empleabilidad, sí destacó que ya han vuelto a contratar a cerca de 500 personas para los teatros, lo que los tiene “muy contentos” ya que “la primera prioridad fueron aquellas personas que habían decidido retirarse de Cine Colombia en su momento”.

Daniel Salazar Castellanos

Daniel Salazar Castellanos

Profesional en comunicaciones y periodista con énfasis en economía y finanzas. Becario de EFE en el programa de periodismo de economía de la Universidad Externado, Banco Santander y Universia. Exeditor de Negocios en Revista Dinero y en la Mesa América de la agencia española de noticias EFE.