Economía

Regreso a clases, insuficiente para combatir pobreza multidimensional en Colombia

La inasistencia escolar fue una de las variables que más empeoró por la crisis del 2020 y la zona rural fue la más golpeada. ¿Cómo salir de esta encrucijada?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bogotá — Como era de esperarse, la pobreza multidimensional en Colombia también sintió la crisis en algunos de los rubros que mide. El indicador pasó de 17,5% en 2019 al 18,1% en 2020 un incremento de 0,6 puntos porcentuales (pps), lo que representó que 489.000 personas nuevas ingresaran a esta condición para un total de 9,04 millones de personas.

Lo anterior es apenas el total nacional, si se hace un zoom en el indicador de las zonas rurales del país este pasó de 34,5% en 2019 a 37,1% en 2020, un aumento de 2,6 pps. En números eso representó 324.000 personas nuevas en esta condición para un total de 4,2 millones de personas.

Ver más: Pobreza multidimensional en Colombia subió a 18,1% durante la crisis del 2020

De 15 variables que se analizan en la pobreza multidimensional, cuatro empeoraron en el total nacional (desempleo de larga duración, inasistencia escolar, rezago escolar y trabajo infantil) y en las zonas rurales empeoraron tres (barreras a servicios para cuidado de la primera infancia, desempleo de larga duración e inasistencia escolar).

La variable de inasistencia escolar fue la que más se deterioró en las zonas rurales pasando de 4,6% de hogares privados por ello en 2019 a 30,1% en 2020, una subida de 25,5 pps. En este punto el cierre de colegios y la falta de conectividad fueron algunos de los factores que terminaron impactando la cifra.

Ver más: Los puntos clave para entender la pobreza multidimensional de Colombia en 2020

¿Problemáticas coyunturales o estructurales?

Lo anterior podría indicar que una vez se retorne a las clases presenciales la pobreza multidimensional en los hogares vulnerables de las zonas rurales podría mejorar, sin embargo, expertos consultados por Bloomberg Línea dijeron que aunque la inasistencia escolar podría parecer coyuntural por el cierre de colegios, en realidad es un problema mucho más estructural.

Roberto Angulo, socio fundador de la firma Inclusión y experto en temas de pobreza, aseguró que no considera que el incremento en las dimensiones citadas sea coyuntural porque “la inasistencia escolar puede terminar en desescolarización y pérdida de capital humano a largo plazo. Además, el desempleo de larga duración es una variable que implica una pérdida más estructural que el desempleo convencional”.

Ver más: Si Colombia no baja el desempleo a un dígito, pobreza monetaria seguirá arriba del 40%

De acuerdo con Carlos Sepúlveda, decano de economía de la Universidad del Rosario y secretario técnico de la mesa de expertos en pobreza que asesora al Dane, en la variable de inasistencia escolar, “no es tan claro que en un escenario de postpandemia automáticamente esta dimensión llegue a su periodo prepandemia, depende de si la inasistencia se debió a problemas de conectividad o por deserción”. El segundo de estos podría convertirse en un problema estructural.

“La coyuntura de la pandemia cambió la composición de la pobreza multidimensional, cambió la foto, pero está sacando dimensiones que pueden tener un costo estructural”,

—  Roberto Angulo.

Respecto a la dimensión del componente laboral, “que considera privaciones respecto a trabajo informal y empleo de larga duración, en la medida en que el mercado laboral se reactive y se genere empleo de calidad se mejoraría el resultado de esta privación”, rescató Sepúlveda.

Ver más: La economía crece y el empleo se estanca, ¿cómo reactivarlo?

Juan Carlos Muñoz, director del doctorado en economía de la Eafit, coincide con los expertos previamente citados. No considera que el incremento en las variables descritas de la pobreza multidimensional sea coyuntural porque parte de las razones estructurales del indicador se acentuaron como lo relacionado al empleo que termina afectando el ingreso de los hogares, “eso probablemente no se va a ver recuperado en el corto plazo”.

¿Cómo reducir la pobreza multidimensional rural?

Sobre este punto Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), aseguró que “la receta para combatir la pobreza multidimensional en la ruralidad es que el Estado llegue de manera decidida haciendo presencia con inversiones que respondan no solo a un periodo de gobierno sino que sean políticas de Estado en las cinco dimensiones que analiza el indicador: condiciones educativas, condiciones de la niñez, trabajo, salud y condiciones de la vivienda y servicios públicos”.

Ver más: Si Colombia no baja el desempleo a un dígito, pobreza monetaria seguirá arriba del 40%

Para Juan Carlos Muñoz hay que mejorar las cadenas productivas, “en las cuales los campesinos puedan encontrar alternativas sostenibles de ingreso, además, hay que reivindicarse con el campo en acceso a servicios públicos, educación, entre otros”.

Sobre cómo intentar que la pobreza multidimensional (37,1%) se acerque más hacia los niveles de la urbana (12,1%), Roberto Angulo resaltó que aunque no hay una única respuesta, “se pueden empezar a cerrar brechas importantes como las que hay en analfabetismo, en los temas de hábitat o vivienda y en logro educativo”.

Ver más: Crecimiento del PIB será inútil para reducir pobreza si no genera más empleos

Angulo añadió que “Colombia está muy lejos de pensar que la pobreza multidimensional rural se va a pegar a la urbana porque tenemos privaciones todavía extremas, asociadas a servicios públicos domiciliarios en zonas rurales. Ese escenario en donde se junten esas dos pobrezas es de largo plazo”.

Los desafíos que quedan

Muñoz, el directivo de Eafit, dijo que lo primero es “superar el discurso de que esto es coyuntural y retornar a los temas estructurales”.

El experto añadió que “un aspecto fundamental es la aplicación del acuerdo de paz porque marca una hoja de ruta del desarrollo a nivel rural como urbano. El gran reto de la pobreza es volver la atención a los problemas estructurales, pero la consolidación de la paz va a ser el principal elemento dinamizador para que las brechas estructurales se reduzcan”.

Ver más: Pandemia “visibilizó” en Colombia la urgencia de invertir más en educación rural

Para Angulo, de la firma Inclusión, el principal reto es desplegar una estrategia para ver qué pasó con todos esos niños que dejaron de asistir al colegio. “Hay que buscarlos para mitigar y evitar la desescolarización, tratar de hacer un diagnóstico de saber qué pasó y asegurarse de que vuelvan al colegio para poder seguir su curso en el sistema educativo y evitar que terminemos en una pérdida de capital humano de largo plazo”.

Por último, Carlos Sepúlveda dijo que hay dos grandes retos: el laboral y escolar. Para él, hay que focalizar los esfuerzos en que los niños vuelvan a las clases y sus padres encuentren oportunidades de empleo formal, con esas dos variables la pobreza multidimensional podría mejorar.

Le puede interesar:




Valerie Cifuentes

Valerie Cifuentes

Periodista especializada en el cubrimiento de temas económicos, financieros y de negocios. Fui coeditora de economía y finanzas para Forbes Colombia y periodista del diario Portafolio de El Tiempo, del diario La República y de la oficina de comunicaciones de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria).