Negocios

Reportaje | TransMilenio, MIO y Empresa Metro luchan por su sostenibilidad

La situación generada por la pandemia y su impacto en las variables operacionales de los sistemas de transporte ha puesto sus finanzas en aprietos.

Tiempo de lectura: 8 minutos

Bogotá — Las limitaciones en la ocupación, los cambios operacionales y las afectaciones en el marco del paro nacional pusieron en jaque a los principales sistemas de transporte público en Colombia durante la pandemia y solo en 2020 el déficit ha sido de más de $2 billones.

A este monto se suma una afectación de $800.000 millones hasta junio por causa de la pandemia, así como los daños tanto de terminales y estaciones en el marco del paro nacional, lo que da un déficit cercano a los $3 billones hasta hoy, dijo a Bloomberg Línea la secretaria general de la Asociación Latinoamericana de Sistemas Integrados para la Movilidad Urbana Sustentable (Simus), Martha Lucía Gutiérrez

“La demanda no va a ser la misma por un tiempo”, alertó Gutiérrez al señalar que “la recuperación para el sector no va a ser antes de dos años”, por lo que hizo un llamado a incentivar políticas públicas que fomenten el transporte público.

Ver más: PRIMICIA: “En Colombia las reformas estructurales siempre son atacadas con irracionalidad”: Iván Duque

La situación de TransMilenio

La reactivación del sistema de transporte de Bogotá sigue su curso y en el primer semestre de 2021 reportó más de 287 millones viajes, 10 % más frente al segundo semestre de 2020; no obstante, las cuentas del sistema siguen en rojo.

Para el 2021 “el déficit que se tenía estimado y aprobado es de $1,251 billones, partiendo de una recuperación de la demanda desde el comienzo del año”, dijo a Bloomberg Línea el gerente general de TransMilenio, Felipe Ramírez Buitrago.

Sin embargo, “dados los confinamientos decretados por la pandemia, la demanda no se ha recuperado a la velocidad estimada, lo que se ve reflejado en el déficit del primer trimestre del 2021”. Por ende, “en el segundo semestre del año se tienen proyectadas necesidades de recursos para el Fondo de Estabilización Tarifaria (FET) por $1,270 billones adicionales”.

Las estimaciones dependerán del comportamiento de la demanda agregada de transporte público, del comportamiento de variables macroeconómicas como la inflación y la tasa de cambio que inciden sobre la estructura de costos del sistema.

Un paso importante hacia la sostenibilidad de TransMilenio se dio el pasado 30 de julio cuando la comisión de Hacienda del Concejo de Bogotá aprobó por mayoría el proyecto de acuerdo de rescate social y económico de la ciudad por $1,9 billones, que además garantiza la operación del sistema de transporte con recursos por $1,1 billones.

Ver más: Colombia alcanza nuevo récord al vender 19.126 viviendas en julio

Seguimos trabajando con el Ministerio de Hacienda y la Secretaría Distrital de Hacienda con el fin de poder garantizar esos flujos adicionales que se requieren para garantizar la prestación del servicio, recordemos que se trata de un servicio público esencial.

—  Gerente general de TransMilenio, Felipe Ramírez Buitrago.

Las cuentas de la Empresa Metro de Medellín

La compañía del principal sistema de transporte de Medellín calcula que los ingresos dejados de percibir por la reducción de viajeros asciende a $367.616 millones para el 2020 y $353.470 millones para el 2021.

“Esta reducción tan significativa obliga a la empresa a posponer proyectos que iban a financiarse con recursos propios, como la ampliación de flota, la remodelación de estaciones y sus accesos y obras complementarias en plazoletas, actividades que no son indispensables para la operación pero sí estaban orientadas a la mejora del servicio”, explicó la compañía a Bloomberg Línea.

La firma aclara que los planes de expansión de nuevas líneas del sistema no se financian con los ingresos tarifarios de la empresa, sino por los socios (el municipio de Medellín y el departamento de Antioquia, y por la nación), por lo que obras como el Metro de la 80 y el Tren del Río continúan de manera independiente a los efectos de la pandemia.

Ver más: Fuerte aumento del consumo de café en el mundo inquieta a Colombia

En 2020 la empresa implementó una estrategia de aplazamiento y suspensión de costos, gastos e inversiones no esenciales, a la vez que accedió a través de la banca comercial a la línea de Findeter Compromiso Territorios por $40.000 millones para las necesidades de capital de trabajo.

“De igual forma se buscaron alternativas de financiación, como el leasing financiero, a través del cual se lograron estructurar durante el 2020 dos contratos por valores totales de $15.740 millones para la adquisición de unas máquinas auxiliares requeridas para el mantenimiento de la vía férrea”.

A junio de 2021 y comparado con el año anterior, los viajes del SITVA (Sistema Integrado de Transporte), crecieron un 1 %, pasando de 89,4 a 89,9 millones de viajes. Lo anterior dado que en los primeros meses del año aún continuaban las restricciones de movilidad decretadas por el Gobierno para frenar los contagios.

—  Empresa Metro de Medellín

Los retos del Metro Cali

Metro Cali, empresa gestora del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM) de la ciudad, también ha sentido los efectos de la pandemia en sus finanzas. En 2020, el SITM-MIO dejó de percibir ingresos por $148.844 millones y Metro Cali S.A $10.419 millones, dado que su participación es del 7 % de los ingresos del sistema, detalló la empresa a una consulta de Bloomberg Línea.

Y conforme a las proyecciones iniciales para el 2021, los ingresos del SITM-MIO dejados de percibir por las consecuencias del tercer pico de la pandemia y los efectos colaterales del paro nacional (del 1 de enero al 16 de junio) totalizan $48.022 millones. Entre tanto, debido a estos hechos Metro Cali S.A ha dejado de recaudar ingresos por $3.362.

Ver más: Escasez de camioneros en EE.UU. obliga a buscar conductores en el extranjero

Entre las estrategias que ha definido Metro Cali para mejorar la prestación del servicio y promover la sostenibilidad del sistema, y que se encuentran en fase de estructuración y evaluación, destacan: implementar todas las fuentes de financiación aprobadas en el acuerdo 0452 de 2018, reorientar recursos de la sobretasa a la gasolina, impulsar nuevos negocios de explotación publicitaria e inmobiliaria, entre otros.

Metro Cali S.A. Acuerdo de Reestructuración sigue con el respaldo de recursos de cofinanciación por parte de la Nación (CONPES 4018) para la construcción total de la Troncal Oriental y sus obras complementarias, con $211.000 millones.

—  Metro Cali

La operación no se logra financiar con la tarifa

Ramírez Buitrago recordó que los costos asociados a la operación del transporte público generalmente no se alcanzan a financiar con la tarifa. “Pretender esto, obligaría a tener tarifas altas que impactarían directamente a los usuarios de los estratos 1, 2 y 3”.

“Debido a lo anterior, el punto de equilibrio del SITP en sus componentes zonal, troncal y cable, en el cual la tarifa recaudada cubra los costos operativos del sistema no es posible. Para el 2019 hubiera sido necesario transportar 1′022.000 pasajeros diarios adicionales (pagando tarifa plena, sin descuentos) para cubrir los costos operativos”.

Durante la pandemia, las cuentas se enredaron aún más ya que las reglamentaciones establecieron medidas de aislamientos preventivos para los habitantes del país e incluyeron la fijación de niveles de ocupación (dependiendo del período) inferiores a los habituales, entre el 35 %, el 50 % y el 70 %.

Con la reactivación económica las empresas son más optimistas y de a poco empiezan a retomar su actividad, aunque no con el ritmo de antes.

Para hacer frente a la situación, el Gobierno incluyó en el proyecto de reforma tributaria, presentado en la instalación de la legislatura del Congreso el pasado 20 de julio, esquemas para cofinanciar el déficit operacional de los sistemas de transporte masivo de la mano de la nación (un monto de hasta el 50 %).

La sostenibilidad de las empresas está en juego y “el panorama no es alentador. Estamos hablando quizás del fin de los sistemas de transporte público colectivo y masivo y el inicio de la movilidad informal y la movilidad en moto para muchas de las ciudades colombianas”, lamentó en una entrevista con Bloomberg Línea el gerente de proyecto en Simus, Darío Cardona.

Avanza la reactivación

En la actualidad el nivel de ocupación de TransMilenio está cerca del 51 % de su nivel habitual antes de pandemia. Y bajo las actuales condiciones y en particular por los cambios en los hábitos de viaje de los usuarios, se proyecta que en los próximos tres años la demanda del sistema se mantendrá en valores inferiores al 80 % del promedio registrado antes de la pandemia.

“Bajo estas consideraciones, no sería necesario iniciar nuevos procesos licitatorios en el componente zonal, puesto que con la flota actual y la recientemente contratada en el SITP, de la cual falta por vincular 1.492 vehículos desde el segundo semestre de 2021 hasta abril de 2022, se podría atender la demanda de usuarios”.

En el caso de Cali, la demanda en el sistema MIO se ha ido incrementando; no obstante, ante el paro nacional que afectó el 90 % de la infraestructura, no ha podido operar en condiciones normales con todas las rutas que tenía antes del paro nacional.

“La demanda ha venido igualmente creciendo, hasta llegar la semana pasada (12 a 16 de julio) a un promedio de 90.000 pasajeros/día, con una flota de 358 buses, 80.000 kilómetros/día programados y haciendo uso de 37 estaciones y 3 terminales de las 55 estaciones y 5 terminales que tenían habilitadas antes del paro nacional”, informó la empresa.

Antes de la pandemia el nivel de ocupación con el cual se dimensionaba la flota requerida en cada ruta del MIO era del 90 % de la capacidad nominal definida por el fabricante, considerando la cantidad de sillas y un nivel de servicio de 6 personas por m2 para las personas de pie.

Ver más: Sector de autopartes colombiano prevé sobrecostos hasta en un 90 % de las piezas

Metro Cali precisó que “en la actualidad el nivel de ocupación con el cual se dimensiona la flota en cada ruta está en el 50 %” y se está gestionando ante la Secretaría de Movilidad para llegar al 70 %.

En Medellín, la Empresa Metro presupuestaba realizar 318,4 millones de viajes en 2020, pero debido a las medidas restrictivas totalizó solo 165,8 millones de viajes, un cumplimiento del 52 % respecto a lo planificado y un 47,89 % menos que el año anterior (2019).

“Para el 2021, sin superarse los efectos de la pandemia, se ha observado una lenta recuperación, los primeros tres meses del año la demanda de pasajeros mostró tendencia creciente. Sin embargo, en los meses de abril y mayo los promedios de viajes tuvieron una reducción ocasionada por las marchas y manifestaciones en la ciudad en el marco del paro nacional, que se superponen al escenario de afectaciones por la covid-19”, explicó la empresa.

Así las cosas, en junio y julio se ha recuperado al 57 % el número de viajeros respecto a los niveles prepandemia, principalmente por la apertura total el pasado 8 de junio.

Daniel Salazar Castellanos

Daniel Salazar Castellanos

Profesional en comunicaciones y periodista con énfasis en economía y finanzas. Becario de EFE en el programa de periodismo de economía de la Universidad Externado, Banco Santander y Universia. Exeditor de Negocios en Revista Dinero y en la Mesa América de la agencia española de noticias EFE.