Viajes

El regulador de la aviación de EE.UU. pide a aeropuertos prohíbir abordar con bebidas alcohólicas y arrestar pasajeros rebeldes

Sus investigaciones muestran que el alcohol contribuye a menudo a un comportamiento poco seguro de los pasajeros.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Citando un aumento en los casos de pasajeros rebeldes, los reguladores de la aviación de EE.UU. están pidiendo a los aeropuertos del país que alienten a la policía a arrestar a los infractores y a evitar que los viajeros aborden las aeronaves con bebidas en la mano.

Todas las semanas vemos situaciones en las que se pide a las autoridades que esperen a algún avión en la puerta de embarque tras un incidente con un pasajero indisciplinado”, dijo Steve Dickson, jefe de la Administración Federal de Aviación (la FAA por sus siglas en inglés), en una carta dirigida a los aeropuertos comerciales con fecha del martes.

“En algunos casos, los sobrecargos han denunciado haber sido agredidos físicamente. No obstante, muchos de estos pasajeros fueron entrevistados por la policía local y puestos en libertad sin cargos penales de ningún tipo”, agregó.

Aunque la FAA ha declarado una política de tolerancia cero con respecto a la mala conducta y ha solicitado docenas de sanciones civiles, los casos penales siguen siendo relativamente raros, según informó Bloomberg News el mes pasado.

Dickson pidió que los gerentes de los aeropuertos fomenten la detención de los infractores porque, sin la amenaza de cargos penales “perdemos una oportunidad clave para hacer que los pasajeros indisciplinados rindan cuentas por su comportamiento inaceptable y peligroso”.

Los casos denominados como “air rage ” (“rabia aérea” en español), muchos de ellos asociados a un mandato federal sobre uso de máscaras en los vuelos y otras cuestiones, se dispararon en 2021. Este año se han registrado 3.715 informes de pasajeros revoltosos, de los cuales 628 dieron lugar a investigaciones de la FAA.

Sólo hubo 183 investigaciones de este tipo en todo 2020.

Dickson también pidió ayuda para evitar que los pasajeros lleven sus propias bebidas alcohólicas en un vuelo, lo que está prohibido por la ley federal. Aunque muchas aerolíneas han dejado de servir alcohol a bordo, algunos bares de los aeropuertos ofrecen a los viajeros bebidas para llevar.

Nuestras investigaciones muestran que el alcohol contribuye a menudo a este comportamiento poco seguro”, añadió Dickson en la carta. Los aeropuertos deben colocar carteles y hacer anuncios de servicio público sobre la ley, dijo la agencia. La FAA ha creado un vídeo en el que aparecen niños instando a los adultos a tener un buen comportamiento en los aviones.

Las leyes contra las interferencias a las tripulaciones de vuelo y las agresiones pueden ser difíciles de aplicar. Un mosaico de agencias federales y locales hacen cumplir dichas leyes y los estatutos de la jurisdicción de un aeropuerto pueden no ser aplicables, según expertos en seguridad y antiguos abogados de la FAA.

Hasta el 15 de julio de este año, una docena de personas habían sido acusadas por la ley federal de interferir con las tripulaciones de vuelo, lo que conlleva una pena de hasta 20 años de prisión. Esta cifra es difícilmente comparable con las de los últimos años, según datos de los tribunales y del Departamento de Justicia.

Los vídeos que muestran episodios a veces violentos en los aviones han comenzado a ser habituales en las redes sociales y en los noticieros.

Un caso reciente dio lugar a una detención. Un pasajero de 22 años de Ohio fue detenido en Miami el 31 de julio tras haber supuestamente manoseado a dos azafatas y haber golpeado a un sobrecargo en un avión de Frontier Airlines, según las noticias y las publicaciones en las redes sociales.

El caso suscitó críticas cuando Frontier dijo inicialmente que había suspendido a los auxiliares de vuelo, lo que llevó al sindicato Association of Flight Attendants-CWA (Asociación de Auxiliares de vuelo en español o AFA por sus siglas en inglés) a denunciar la medida. Más tarde, la aerolínea dijo que la tripulación estaba de baja remunerada a la espera de una investigación.